Carta Abierta A Mis Lectores y Lectoras

Muy queridos(as) lectores(as) y amigos(as):

Todo comenzó como parte de un sueño y una necesidad creativa de expresión, en el mes de febrero anterior. Sin mayores expectativas pero con toda la pasión que sentía, por dar vida a este nuevo proyecto, me embarqué en invitar a los colores necesarios a este sueño que tanto me ha dejado este año.

Quiero brevemente y de todo corazón agradecerles por su humanidad, en ustedes voy encontrando seres espectaculares que no hacen otra cosa que inspirarme a seguir adelante. Les prometo responder con una fórmula de gran valor a toda la atención y sentidos que me han convidado a lo largo de estos ya casi 11 meses de haber iniciado.

Tengo muchas ideas en mente, sé que contaré con todos ustedes para que se realicen tal y como sucedió en el presente año. Muchas gracias por tanto, ni con toda la poesía hermosa del universo es posible mostrar gratitud ante alguien que, de manera incondicional, te apoya; y si algo he recibido de todos y todas ustedes es justamente eso: Apoyo.

Les deseo un 2,017 lleno de experiencias que les llenen los corazones de satisfacción y energía positiva. Por mi parte, quiero comenzar a despedirme agradeciéndoles por hacer de este año, uno inolvidable a nivel artístico para mí persona.

No importa, tanto, en cual de los 69 países que he tenido la dicha de que me lean este año se encuentren, yo les invito cordialmente a seguir habitando este planeta que inventé y que poco a poco ustedes van haciendo suyo. No se olviden de Messieral. Hasta la próxima vez.

«Que nunca te falten historias en ascuas para días sin nombre;
ni fuego en el alma para continuar»

Luis Eduardo Pérez | ©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 31 de diciembre de 2,016


GRACIAS A TODOS Y TODAS USTEDES 2,016 PARA MESSIERAL SE RESUME EN:

Vistas: +22,700 Visitantes: +6,200 Me Gusta: +18,300 Comentarios: 1,967 Seguidores WordPress: +630 Seguidores (de 69 Países Diferentes) Seguidores Twitter: 150 Seguidores Seguidores Facebook: +180 Seguidores Instagram: 84 Seguidores totales WordPress + Redes Sociales: 984 + 1  Libros Publicados: 1 (Dossier para un Equinoccio)

INFINITAS GRACIAS, LES DESEO UN EXTRAORDINARIO 2,017, BENDICIONES.

Anuncios

Con las Manos Llenas de Ti

El folio está lleno,
no cabe una palabra más,
no es cuestión de algo sagrado
encontrar el alma al palpitar,
porque escribir poesía
no es otra cosa que morir y resucitar.

Así como ves tus libros, los vinilos de tu generación,
lo antiguo se va arraigando en el presente furtivo
que quiere seguir vivo en nuestro futuro conclusivo.

Y aquí estoy, con las manos llenas de ti,
tus sentimientos y cantares son la tinta
que me invita a imaginar que esto no tiene fin,
que es cuestión de sentir y otra vez palpitar
sobre el cuadro precioso de dulces aromas
que siempre te harán recordar.

Así que no te olvides mis versos en un rincón;
a menos de que ese rincón sea secreto
y solo tú puedas acceder, guárdalos donde sólo tú los puedas encontrar,
ya sabes que sería normal en manos ajenas que éstas se puedan lastimar…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 31 de diciembre de 2,016

Muchacha del Enigma Azul Invocación (Mujer Alfa)

Sabes que aún te pienso,
que al hacerlo siempre sonrío
y tanto lo sabes que siempre vuelves
con la palabra exacta para convencer,
con el latido intacto de cualquier hecatombe;
del dulce cinismo hermoso de tu nombre.

Y te creo cuando vuelves y me dices:
«Muchacho del enigma azul cartón,
si yo pudiera te daría mi vida y mi corazón,
no una parte, sino el absoluto de esta gran pasión;
si no fuera porque, si no fuera porque, porque
los colores que van en mi muñeca son tan cuasiformes»

Y vuelta a empezar, otra vez te irás, vendrás,
no podrás quedarte y jugaremos al vicio de las frambuesas,
como juega el sabor de tus labios en lunas de siesta,
que aún me habitan, que aún me intrigan y besan.

Mujer alfa, entre todas, alabanza solitaria,
un nuevo verso es implorar al desconcierto
porque vuelvas a envenenarme con tu savia
para morir en paz y así calmar todo este miedo;
que sepas que mientras respire aquí te espero:

«Muchacha del enigma azul invocación,
si yo pudiera te daría mi vida y mi corazón,
si estuvieras, si de una vez por todas comprendieras
que se trata de almas y seres sintiendo amor y no de sucias etiquetas;
que en realidad, todo lo que siento por ti es algo que ya no cabe dentro de estas comillas…»

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 31 de diciembre de 2,016

Cuando Comienzan los Finales

Cuando comienzan los finales,
acto seguido, aparecen
rodeándote nuevas oportunidades,
se trata del sano juicio que aún arropa la vida
para que puedas reconquistar esas cimas
que antaño siempre insistías.

No somos de hueso y carne,
si un sueño no se desgarra ni se rompe,
si no se quiebra ni se roza a golpes.

Cuando comienzan los finales
tres cuartas partes de una lágrima suicida,
en un cóctel para gourmets de esperanzas,
se unifican con la longitud de una sonrisa
y aquel beso a tiempo que nos salve la vida.

Porque eso de maldecir los días grises
es tanto como obviar que hay abriles
en los que la vida es capaz de reestructurar
almas heridas de absoluta soledad.

Cuando comienzan los finales,
un horizonte es el perfecto inicio.

Cuando comienzan los finales,
tú, yo y nunca renunciar…

Tú, yo; ya no negarse a vivir.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 31 de diciembre de 2,016

El Luto de las Hormigas

Vuelven por sus cadáveres,
en hileras quebradizas que se pueden ver
a plena luz del día y al atardecer.

Todo se reduce al aroma de muerte
que lentamente flota, cual seres
creados para anunciar la partida
de una vida que culmina.

Todo un misterio, un enigma secreto,
alejar sobre su propia espalda ese verbo
que ahora inerte libera la toxicidad de un momento:
Ese nitrógeno necesario para fortalecer el hogar;
y yo estoy viéndolas detrás de este rojo cristal
en su ritual incomprensible sobre silencios de funeral.

Y van recolectando el silencio de sus pasos,
como un conjunto de almas organizadas;
podrás darte cuenta, de antemano, de las diferencias
porque cuando muere, un humano, uno de nosotros:
Titulares, cámaras, luces que enseguida continuamos…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 30 de diciembre de 2,016

Éter de Aguardiente (Norte a Sur)

Nube azul,
éter de aguardiente
y el dolor que pertenece
al séquito solitario del sur.

Pedí un deseo final
a tu piel descalza,
al menor de tus secretos;
esa filial de mi amor sin conceptos.

Porque yo era más bien un lobezno
solitario rodeado de amores y versos,
un pecador con la honestidad impaciente
por un refugio en el que descansar cada desastre.

Pero vino el norte a dar su versión,
se llenó las lágrimas de mejillas
que ásperas desmayaban igual
que gaviotas envenenadas cerca del mar…

Y lo pude sentir.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 29 de diciembre de 2,016

Último Viernes

Último vienes, abracadabrante,
y tú en el silencio de un comienzo,
como el reposo de un niño sin culpas
abrazado a ese sueño de tan suaves plumas;
volar tan alto está bien cuando el amor
te cubre del principio novedoso a color.

Es tu espera el elixir del tiempo
o el tiempo el glorioso momento,
en el que por fin comprendes que el cielo
envuelve a las oraciones y no las oraciones al cielo.

Último viernes, solitariamente
aparece una canción en tu mente
como el juego de un niño a la cadencia
del antojo inocente de toda creatividad;
crear de la nada, tanto, está bien cuando la poesía
te llena las arterias de la misma sustancia que conforma una despedida.

Porque al final este último viernes susurra
que el daño no fue tan malo, después de todo,
las mañanas siguen apareciendo en tu ventana
con la intensidad del milagro que trae el inicio de un nuevo año…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 30 de diciembre de 2,016

Palabras en Versos que Nunca se Detienen (El Ancho de tus Pupilas)

Construir,
sabes que me espera la gloria
que nadie podrá ver;
resistir,
empecinado en la misma
e intensa idea de sentir.

Un alma sin descanso,
con acordes de contrabando,
juego limpio sin remedio
y la clausura de otros cuantos
sueños comprometidos al desencanto.

Porque amor es amor, de amor a la palabra
o al arte de la piel, que sin calma
va abarcando por completo su escenario;
y no porque lo digan los sabios,
si en realidad es cuestión de cansancio,
de inconformismo al frente de los ventanales de palacio.

Me morderán la piel las musas de alguien más
que ha creído que la suerte siempre es suficiente;
cuando en realidad el secreto siempre ha sido no detenerme,
continuar sin descanso hasta que el alma me reviente.

Arriba será abajo, abajo será el cielo,
mis extremidades lo son de un beso
que dejó marcado un diciembre
en la boca de algún presente impertinente.

Y cantar, redactando una vida,
saborear el ancho de tus  pupilas,
encender el mundo que con su herida
está destinada a ser la misma intrusa espina.

Bebe, no te detengas, come, son todas frutas;
el fuego entrega sus ascuas silentes
a las almas que arden al centro de muertes futuras,
como arderán mis palabras en versos que nunca se detienen…


EPÍLOGO

Lo que te apasiona devendrá en una dulce condena de tener que trabajar sin detenerte para merecer la atención de tus lectores u oyentes, lo importante es no rendirse, lo importante es continuar mientras la mayoría descansa; lo importante, en realidad, ¿Qué es lo más importante?.



©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 29 de diciembre de 2,016 

Romancero de Kazajos

¿Romancero de kazajos, desprotegido,
a dónde vas con tanto ruido?

Me he quedado solo en tu ciudad, sin oriente,
sin los silencios exactos del verde muerte
que aún entre tus vertiginosas cepas reverdecen.

De lo material ya no tengo nada,
del amor, de la sal, sólo quedan vacías esperanzas;
de la bendición, que una vez me protegió,
sólo mendicidad y la sevicia de su flor.

No corras tanto porque llegarás tarde,
ni te confíes de más o perderás esas calles
en las que avanzan hombres golpeando tambores
como anunciando el color que ahora tiñe a nuestros honores.

Por eso el sol de alquitrán y tus besos
a plena luz del día son ignorados sin querer;
por eso el águila de seda y tus momentos
a plena luz de incendio se consumen sin saber.

Yo me he quedado solo en mi ciudad, sin verte,
sin los cantares suculentos del azul
que, entre sus sueños, aún te nombran
con los mismos labios del abedul…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 28 de diciembre de 2,016

A Tus Seres

Comprar el viento
para arremolinar tus velos,
jugar despacito en tu cielo;
así como se embarca el invierno
en el muelle de tus recuerdos.

Yo estoy abrazando a tus seres,
de tu querer, a tan hermosas mieles;
te muerdo la piel que recubre el celeste
que bajo tus huesos tuve que esconder.

Así pasará el espectáculo al comienzo sagrado
de verte a las manos con ojos tan enamorados,
comer de ese néctar, de zingiberáceas, que amolda
tus aromas inmunes a la crueldad del volcán.

Besar, lamer, volver a nacer,
anidar, convencer, degustar
y otra vez comenzar a entender;
al beber, con el único fin angiosperma
de desnudarte de esa vestimenta la piel…

Surcar, impregnar, volver a encender,
caminar, prometer, excitar
y otra vez intentar merecer;
nuestra es, con el único fin gimnosperma
de poder arroparte con esta armadura al morder…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 28 de diciembre de 2,016

Aerosoles

Dicen que uno siempre vuelve
a los lugares, que el alma más le muerden,
lo dicen las aceras de mi respiración
y el Judas bañado en oro que me habita el  corazón.

Desde aquí diviso el idioma italiano que inconcluso
te saboreó los labios con «l’amore della mia vita»;
porque aquel aula de clases no guarda nuestro recuerdo
pero sí unos cuantos suspiros, aunque sin mayores garantías.

Ahí va el silencio que nos hizo falta aquella noche,
allá mi favorito de tus gemidos y aquí te esperan mis broches
como estudiantes a la lección de falda más corta y aerosoles.

Te deseo como antes de conocerte, casi nada,
pero te tengo tan grabada en el fondo de mi alma
al más puro estilo de la frustración intranquila en mi cabeza;
por dejarte ir, por nuestra luna de miel tan despedida,
por las calles que nos vieron pertenecer a su materia
y las canciones repetidas en nuestras voces anarquistas.

Dicen que uno siempre vuelve
a los amores, que el alma más le muerden,
lo dicen las aceras de mi muerte
y esta vida bañada en sangre que aún te quiere…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 26 de diciembre de 2,016

Síncopes

Comenzar,
como un precipicio herido al pensar,
somos uno en dos, un precioso huracán
de azafrán, de constancia que guardar
para el comienzo de días sin recordar.

Pormenores de una secta virtual,
para ahuyentar a los lobos ingenuos
que han dejado de aullar, de maullar;
síncopes inquietos que nos vienen a llevar.

—Yo era más bien feliz,
con un corazón de oro y un gris
sentimiento de asfixia solitaria
producto de aquella noche cuaternaria
en la que te conocí y conocí
así al iris del mar sudando sin fin…

Paralizar,
las luces del mundo en el natalicio
del más caro de mis vicios, inicio,
drogadicción adicta al suplicio,
para morder la herida en vinilo
que vende este sol a sus hijos.

Arrumacos de ciudades que te abrazan
con los colmillos afilados, que esperanza,
como aquella moneda multinacional
de colores herbívoros, de maleza intencional
y mi tacto herido de tu timidez irracional.

—Yo era más bien candor
del yermo tornado en su resplandor,
la piel cubriendo la cobra insólita
de excelsa y hermosa pubis nórdica;
como una lengua bífida imperial
para el anzuelo de quien te quiere amar…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 26 de diciembre de 2,016

Mi Propio Diciembre Ambulante

Patear el invierno, jugar a las escondidas con el espíritu
de todas aquellas cosas hermosas que vienen del sur;
volver a nacer en un día cualquiera para aprender a volar,
dejar de caer si no es para alimentar este intenso palpitar.

Así camina la vida, con un antifaz que ha prestado al mar,
así camina la herida, con su rastro de sangre y sin llorar
porque no ha sido culpable la nieve de helar las calles,
fue la indiferencia, esta mala neura flotando en espirales.

Yo quería aprender a aguantar el peso de mi estrella
pero hay dones sin manuales de instrucciones, sin demasiada esperanza;
yo quería empezar de cero este poema pero estaba prescrito
por un anacoreta duende sentimental que me lo canto a los gritos.

Aprendí de esa forma de aquel duende nocturno, de su malabarismo,
que la vida es quimera indecisa y más vale  no ir por ahí tan sobrio,
no estar por aquí tan bebido, si antes no te ha poseído el dilema
de estar presente en mil sitios o tan sólo en uno más de tus vicios…

Aprendí a leerte el alma antes de que me muerdas,
a llover en tu alma desnuda sin quitarte la ropa;
a mí me eligió la palabra como anzuelo de carnada
y nunca dejaré de escribir aunque incineren mi casa.

Aprendí a besar desde niño, a amar cada excelso hechizo,
aprendí a beber, a sentir, a luchar, a desfallecer sin compromiso…

Y a remar sin cesar para aprender la lección;
mi propio diciembre ambulante siempre he sido yo…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 25 de diciembre de 2,016

Como se Besan las Cosas Importantes

Puede ser que la vida
sea un ensayo del paraíso,
del primer invierno o la salida
de emergencia de tu antiguo piso.

Y puede ser que nuestro amor
sea un simulacro de desastre afortunado,
una fórmula con sabor a complot
que sólo entendemos tú y yo.

Porque esta mañana
mientras aún dormías,
he tomado tu vida entre la mía
como si se tratase de un caramelo
atrapado en el cielo de mis cuentos.

Y aunque empiece a llover
te seguiré observando otro medio día,
hasta que la luna aburra al detalle ingenuo
de un volcán que excitado abraza a su señuelo.

Así que bésame como se besan las cosas importantes,
sin poder disfrutarlo, del todo, por el miedo a que se acabe.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 24 de diciembre de 2,016

Al Placer del Ébano

Decir te amo entonces,
y en resumidas cuentas,
es un derroche de obviedad,
de redundancia sin apartar mi mirada.

Decir te amo y la sangre al fuego,
lo que la muerte al placer del ébano;
como un cometa clandestino
que penetra la piel de quien ama,
en el idioma maldito y mezquino
de la ilusión que no existe, que amarga,
cuando el terciopelo del cielo desnuda un cuerpo
que no se parece al preciado anhelo a pliegos…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 18 de diciembre de 2,016