El Vacío que nos Sueña

Es de madrugada y mi voz
vuelve lentamente a su sitio,
todo parece perturbable al candor
de los ruidos inoportunos del temor.

Y van los pasos:
Uno… Dos… Tres,
soltando monedas
que se estrellan
contra la acera;
como la liebre con la realidad
y mi tacto con no poderte tocar.

Hay silencios que no son capaces de hacernos llorar
y distancias repletas de tristezas que no dejan de cantar.

Y van mis pasos:
Cuatro… Cinco… Seis,
derramando esperanzas
que se incendian
de rodillas en su duermevela;
como el hombre lobo en la luna nueva
y mis ganas de amarte con el vacío que nos sueña…

©®MESSIERAL |messieral.com
Ciudad de Guatemala 6 de abril de 2,017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s