Esto

Al despertar
seguías tan desnuda
que hasta el iris del balcón
sintió envidia de tu espalda
y aquella blanca habitación
de la tersa luz de tu mirada.

E hizo prisa en el sol
tal claridad y tal candor
que sigo aquí memorizando tu calor
en los restos de un domingo eterno.

Y te veo sobre mi cama, sobre mi pecho,
como si la vida no se tratase de otra cosa que de esto…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 12 de julio de 2,018

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s