A cuatro minutos de dejar de amarte, un inquieto milagro aleteaba por el centro del éxtasis hermoso de mi honestidad; para cuando las agujas del reloj habían recorrido el espacio suficiente no volví a verte, ni a saber de ti jamás… Espero que ahora entiendas lo que para mí ha sido todo este tiempo, toda esta pérdida de tiempo.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 23 de agosto de 2,018

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s