A mí un jilguero me enseñó a cantar, murió con la misma tonada en el alma; su recuerdo, en el gris de su suerte y en el blanco de sus canas, aún me acompaña con un trino, de piano y guitarra, si acaso me da por improvisar…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 23 de agosto de 2,018

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s