Tuve que enamorarla para demostrarme que el toque maligno y pretencioso continuaba intacto en mí, más no estaba en mis planes el hecho de  caer rendido ante su belleza que afinó las cuerdas vocales de mi ternura; y que con ello lograría que la bondad escondida, que siempre estuvo en mí, despertara.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 23 de septiembre de 2,018

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s