Ella Escapaba Conmigo

Ella escapaba conmigo
sin importar el día,
sin importar la hora
y sin importar los ruidos.

Éramos tan inmortales
que la cobardía quedaba afuera
y a experimentar con casualidades
jamás dimos relevancia.

Pero que libres éramos
cuando a las cinco de la tarde
el sol nos hacía eternos.

Pero que felices éramos
cuando a las cinco de la tarde
el sol nos cosía los sueños.

Ella escapaba conmigo
sin importar la herida,
sin importar la historia
y sin importar los vinos.

Éramos tan inmortales
que la cobardía quedaba fuera
y a experimentar con casualidad
jamás dimos importancia…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 25 de septiembre de 2,018

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s