Encéfalo

Aún conservo una hoja
que desprendí de tus ramas,
aún conservo la cara desnuda
de aquel beso que siempre regresaba.

Desde mi reinventada ventana,
desde el pozo de mi honor,
escribo versos de alabanza
cuando me recuerda tu amor;
soy un encéfalo herido de nada
que no llora ni siente el calor,
un hervidero de encino y hojarasca
que duerme solitario en un maldito rencor.

Soy la mina de un lápiz herido
que aún roto le escribe al crúor
que obstaculiza mi vida intranquila
para hacerle morir sin convicción.

Desde mi reinventada ventana,
desde el pozo que es mi don,
escribo versos de alabanza
cuando me recuerda tu amor;
soy un encéfalo herido de ganas
que no ríe ni siente el calor,
un hervidero de encino y malas rachas
que duerme solitario en un rincón.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 26 de octubre de 2,018

New-Web-Messieral
Descubre el Nuevo Sitio Web de Messieral: messieralstudio.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s