No estaremos tristes, no lo estará mi perversión ni tu ternura, tampoco lo que construimos en tan pocos meses de pasión; la verdad es que todo cuanto hicimos siempre estuvo condenado a un exquisito final. Que lástima que no durara más, que lástima que se desbordara el mar.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 2 de diciembre de 2,018

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s