Todos mis poemas y todas mis canciones están gritando tu nombre, mil veces sobre mis párpados tuyos, sobre mi sexo y mi dolor testarudo.

Amarte, en la distancia de lo que obvias, es un castigo en sí mismo y verte luchar con todas tus fuerzas por encima de mi ausencia el más triste suicidio que presencio.

Nos quedamos tan solos, tú creyendo que la compañía repentina es el amor; yo creyendo que el amor siempre fuiste tú y que ahora lo pierdo…


©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 19 de enero de 2,019

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s