Llama cuando quieras, pronunció con seguridad; y mi corazón malvado sonrió con absurda necesidad.

Y no estaba tan mal provocar que aceptara mi voz acercarse a su tranquilidad; esta misma voz que ha encendido en su cuerpo, a distancia, sensaciones que de otra forma no podría sentir jamás.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 24 de enero de 2,019

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s