A Resguardo

El poema es primerizo
en las manos del poeta
que adecua sus moléculas
a resguardo de un estilo.

Si tan sólo se dijera
con cordura cada letra
del pudor entrometido
que somete a sus instintos;
quizás podríamos cantar
con el pecho enaltecido,
sin temor a lo prohibido
en nombre de la palabra
que ahora admite su coartada.

El poeta es primerizo
en las manos del poema
que adecua sus moléculas
a resguardo de su exilio…


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s