Para no Regresar

Volvimos a escuchar
la misma voz que de niños
nos invitó a no intentar,
a obtener el castigo de castigos;
el de ser igual…

Volvimos a escuchar
la alarma para dormirnos
sin tener permiso de soñar,
como seres efectivamente diminutos
que sólo saben callar…

Pero esta vez todo fue distinto,
no sentimos ganas de ser igual;
rompimos decibelios sin sus gritos
y escapamos para nunca regresar…


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s