Aquel fue un inmenso verano en el que los días se llamaban casi igual,
ella sonreía con elocuencia soñando con ser grande en Japón…

No recuerdo exactamente la forma más particular
que tenía de mecer su mano sobre sobre las cuerdas de almidón.

– Un día, a donde sea que veas, me verás
y quizás no me recuerdes pero sí a mi canción.


Capítulo 11 – Mi Experiencia Siendo Bloguero (Messieral Podcast)

La chica desnuda de la calle Rotterdam by Messieral

Últimas Entradas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s