El ruido excesivo en mi cabeza sólo tú lo sabías controlar, con la suave melodía de tu entrega, con tu dulce viento sobre el mar. Y por eso te amé durante casi mil cuatrocientos días; y en mi gratitud con el infinito aún te suelo mencionar.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 26 de noviembre de 2,018

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s