Se quedaba dormida sobre mi pecho, desnuda y con las intenciones tan claras, como su buena voluntad; se quedaba dormida sobre mi pecho, desnuda y con los demonios tan quietos, como nuestro sentimiento en la eternidad.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 9 de noviembre de 2,018

Anuncios
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s