Violeáceos

Mordían unos labios,
de serenata y vicios varios,
los míos que encendidos
abordaban sueños rasos…

Todo sabía a pasos incendiarios
cuando la debilidad de desnudarnos
nos sorprendía violeáceos.

Nada sabía a ese pecado
inmortal, de no esperarnos,
para conseguir rimarnos.

Mordían unos labios,
de serenata y vicios caros,
los míos que corrompidos
diseñaban más ocasos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s