Prohibitorum

He puesto mis ojos en ti,
me puede tanto la razón
que no descansaré hasta que, por fin,
comprendas los designios de esta pasión.

He puesto mis ojos en ti,
he puesto hasta mi devoción;
morderé cada instinto sutil
que despierte el fuego en tu interior.

He puesto mis ojos en ti
y el monstruo me despierta en la voz…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s