Fiel

He aprendido a volar no a retroceder
y en ese álgido sentimiento aprendí también a crecer;
no hubo descanso para la mente, ni para el corcél,
casi siempre supe que era diferente.

He aprendido a amar no a querer
y en ese álgido sentimiento aprendí también a caer;
no hubo descanso para la suerte, ni para el cincel,
casi siempre aposté por la muerte.

He aprendido a incordiar no a obedecer
y en ese álgido sentimiento aprendí también a serme fiel.


¡ACOMPÁÑAME EN TODAS MIS REDES SOCIALES!


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s