El Fuego Eterno de la Extraordinaria Impropiedad

Me alimento de la calma 
que me produce la intensidad, 
me alimento y regocijo; 
dejo, entonces, de ser uno más. 

Y me sustraigo del resto, 
me encuartelo sin azar; 
y me lleno el pecho con el brillo 
del fuego eterno de la extraordinaria impropiedad. 

Me alimento de la calma 
que me produce la intensidad, 
me alimento y me equilibro; 
dejo, entonces, la cuerda y el nogal...

¡ACOMPÁÑAME EN TODAS MIS REDES SOCIALES!


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s