A Sovoz

Afinaba las cuerdas de mi guitarra 
con el tono anochecido de tu voz, 
escuchaba en cada nota esa mañana 
en la que todo resurgía a sovoz. 

Y te buscaba con cada letra 
sobre la mueca elegante del colchón; 
como quien busca a su estrella 
en una noche de bendición. 

Porque todo lo que de ti emanaba 
se parecía tanto a la salvación...

¡ACOMPÁÑAME EN TODAS MIS REDES SOCIALES!


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s