Hasta el sonido más dulce que evoque la raíz de nuestro amor, hasta el más insólito estruendo de la agonía de nuestras horas… Hasta allí he de quererte, hasta allí he de poseer toda partitura que fabrique mi alma intensa sobre tus meñiques; sobre tus más puras horas y confines.

Anuncios

¡ACOMPÁÑAME EN TODAS MIS REDES SOCIALES!


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s