Cada Vez que Fui Feliz

Enloquecí con los ruidos de las voces,
ensordecí para protegerme del temor;
dede entonces no tengo más paciencia
y tampoco queda, en mí, rastro de miedos;
excepto cuando sentir lo contrario
me ayuda a escapar de aquí…

Conquisté a las almas color piel,
me escondí para no causarles más dolor;
desde entonces me recuerdan en aceras
de ciudades que, tanto como mis besos,
se quedaron impreganadas en el erario
de algunas que aún mueren por mí.

Enloquecí aprendiendo a resistir los golpes,
cometí los pecados con imprudencia y con candor;
desde entonces no me queda pertinencia
para avanzar en pos de sueños,
que tanto como aquellos grandes años,
se quedaron a mi lado cada vez que fui feliz.

MESSIERAL



Anuncios

2 comentarios sobre “Cada Vez que Fui Feliz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s