De Decibelios Sin Honor

Te invité a un rock and roll
y bostezaste con el jazz de tu risa;
como un acrílico ceñido a a su lienzo,
sin querer cambiar sus argumentos…

Te invité, con todo y eso, al amor,
y me miraste un poco arisca;
como si te hubiese invitado a una vida
y no a una noche de decibelios sin honor.

MESSIERAL



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s