A Sorbos de su Melancolía

Tenía la mitad de la risa malherida
y un péndulo maldito en el corazón,
se reía con sólo media rima;
sería porque, muy dentro, algo se le rompió.

No me quiso guiar a su guarida,
sólo quiso sanar mi razón;
me invitó a sorbos de su melancolía
y yo no supe decirle que no.

Tenía la mitad de la risa cohibida
y un oráculo tenebroso en el corazón,
me veía con sólo media estima;
sería porque mi amor no le sanó…

MESSIERAL



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s