Rumbos

Sollozar,
al pie de tu vestido
que ceñido a tus muslos
sabe bien como sanar;
gritar,
con la voz de mi principio
sumamente enardecido
cuando no me dejes de observar.

Soltar,
las sombras de tu instinto
que ahora pertenecen a otros mundos
en los que te quedarás;
amar,
con la fuerza de mis vicios,
cada uno de los rumbos
en los que ya sé que no te he de recuperar…

MESSIERAL



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s