Quería ser ermitaño y las personas a mi alrededor no lo sabían, quería ser poderoso, inteligente y que nadie supiera lo que dentro mío acontecía…

Quería ser ermitaño y no seguir el ejemplo de nadie, quedarme a solas con mi música y mi poesía; jugar a ser el dios más importante de un cementerio de versos suicidas.

Quería ser ermitaño y nadie me creía.

MESSIERAL



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s