A Tan Preciado Ningún Lugar

Podría sangrar durante horas
mi cuello herido, mi herida mortal;
mientras un cuervo se escapa de él,
de su trampa miserable y sepulcral.

Podrían elevarse sus últimos graznidos
en dirección a tan preciado ningún lugar;
y no encontrarte donde siempre he creído que estás,
y no entregarte el mensaje que siempre te he querido enviar…

MESSIERAL



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s