Me confesaba en voz baja: quiero ser tuya y de nadie más. Me confesaba palabras que su pareja jamás oirá. 

Y yo me quedaba tan tranquilo, hay cosas malas que saben bien; hay cosas buenas que acaban mal… Y siempre así será. 

MESSIERAL



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s