Piedad, imploré al cielo verdugo cuando obtuve todo lo que anhelé.

Puedo jurar, en nombre del alma que alguna vez tuve, que fui mucho más feliz antes de ello; todo lo extraordinario me ocurrió cuando lo obtenido me era inesperado y verdadero. 

Piedad, imploré al cielo verdugo. 

MESSIERAL



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s