Cuanta soledad en los días, las tardes y las noches marchitas que me toca vivir desde la ocasión en que escapé de ella; sintiendo que había algo más grande para mí en otra parte, en otra luna llena… 

Cuanta falta de extraordinariedad, cuanta falta de ella y del sofá que soportó toda la intensidad de nuestra forma y de nuestras ganas de no dejar de amar. 

MESSIERAL



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s