Nunca fui capaz de pedirle que contuviera con su abrazo mi pena, que me dejara llorar sobre su hombro; y tampoco fui capaz de admitirle que jamás sus más grandes sueños serían cumplidos por mí, aunque le quisiera con toda el alma y con mi fe. 

MESSIERAL



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s