Nunca pensamos en las consecuencias de nuestros actos, nos dejamos llevar; así está muy bien, así puedo estar.  

Nunca creímos necesario renunciar, ni en el principio, ni en el final…  

Y hoy a la sombra de lo desconocido, no sabemos si la paz es un estado de este espíritu confiado, o un instante que se diluye justamente al despertar. 

MESSIERAL



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s