Sonne

Sol, como el que garantiza tu cuerpo,  
antes del amor y después de la lluvia  
que inunda cualquiera de mis sacrilegios. 

Sol, porque nunca otro abecedario  
me hizo capaz de versar a la idea  
con toda la intensidad que tus besos.  

Sol, porque al mínimo roce de tu voz  
todo renace en lo más profundo de mí;  
Sol, porque al mínimo roce de tu amor  
todo renace en lo más sincero de mí… 

Y cuando todos me abandonan tú te quedas,  
me abrazas y te acomodas en mi pecho;  
como nadie, como un sueño en cavidades solitarias  
en las que ninguna otra alma me habitó. 

Sol, porque al mínimo roce de tu voz
todo renace en lo más profundo de mí…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s