Tus Seis Minutos de Erótica Libertad

Que desgracias tan ajenas a mi búsqueda  
me han llegado a ocurrir estando aquí,  
son tan pobres los vértices y tan ágil el vórtice  
que no sé cuánto tiempo llevo sin amar. 

Y desprende un hedor específico  
la carne de los sueños malvendidos. 

Y desprende un horror imprevisto  
la hora misma en que habremos de arrepentirnos… 

No hace falta decirte nada más,  
todo lo que no fue es mejor que todo lo que será;  
porque nadie entiende al genio, nadie al inmortal,  
lo que ven sus ojos es tan pequeño que no es en realidad. 

Me ha salvado tu llamada, tus seis minutos de sinceridad;  
porque tu amor prohibido tiene algo que no volveré a tener jamás  
y es por eso que yo sigo tras las huellas que dejan tus huellas en mi mar,  
tu amor es la ternura que, a esta maldita edad, no me otorga nadie más.  

Y desprende un amor específico  
tu forma de preguntar si sigo vivo,  
si lo disfruto, si aún no estoy vencido. 

Y desprende un deseo infinito  
la desnudez de tu cuerpo cohibido  
que aunque finja en otra historia  
sigue siendo siempre mío y de nadie más… 

Me ha salvado tu llamada, tus seis minutos de erótica libertad. 

2 comentarios sobre “Tus Seis Minutos de Erótica Libertad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s