Tu Arenga

Tan sólo pedí que prometas  
no enamorarte tan pronto  
y de nuevo esta vez;  
si acaso decido llevarte de vinos  
a aquella ciudad que recuerdas muy bien.  

Tan sólo pedí que tu letra  
indeleble y rojiza  
no manche mi claroscura fe;  
no quiero quedarme contigo  
para siempre, ni ahora  
que todo marcha así de bien. 

Tan sólo pedí que prometas  
no desnudarte tan pronto  
y de nuevo esta vez;  
si acaso decido llevarte conmigo  
a aquella solemnidad que recuerdo muy bien. 

Tan sólo pedí que tu arenga  
incolora y marchita  
no dicte mi ley;  
no quiero quedarme contigo  
para siempre, ni ahora  
que todo es más de lo que fue… 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s