Amor no sabía entender la inmadurez de mis horas, tampoco mis ganas de volar o mis ganas de correr a infinitos kilómetros por hora.

Amor no sabía entender que mi error principal era el miedo a establecerme en un único beso que habitar.

Amor siempre me amó, la cobardía la puse yo; amor siempre me dio mucho más de lo que merecí o merezco, incluso, hoy…

Nueva Guatemala de la Asunción 8 de octubre de 2,020
MESSIERAL



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s