Sordidez

Dolor sentimental en la conciencia,
fortuna carcelaria como opción;
tanta calma aturde la esperanza vana y solitaria;
y si he de ser sincero nadie sabe dónde estoy.

Y si he de ser sincero nadie sabe a dónde voy,
nadie sabe casi nada de tan luenga resaca
porque lo importante ya no nos queda hoy,
lo importante es sólo una mentira mal contada.

Dolor sentimental en la conciencia,
interferencia de poderes en la sordidez del conquistador…

Nueva Guatemala de la Asunción 8 de noviembre de 2,020
MESSIERAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s