Maldita Sea

Parecía una obra maestra,
un sueño del que no regresar;
artesanía recubierta de seda,
ángel diestro, pura claridad.

Pero dentro algo se retorcía,
un huésped no deseado por alimentar;
lo inexplicable todo se lo lleva,
maldita sea la enfermedad.

Parecía una obra perfecta,
un milagro para comenzar;
epifanía de fortuna despierta,
benditos lienzos, fin de la ruindad.

Pero dentro algo que roía
silenciaba el trémulo imperial;
lo indescifrable todo se lo lleva,
maldita sea la mortalidad…

Blog Oficial de Messieral

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s