Atemporales

Nos importó tan poco un monitor,
las leyes y las reglas;
el fin del mundo y hasta el dolor
ideal de pareja.

Era apenas el dos mil siete,
aprendíamos a amar;
en ese deseo tan ardiente
nos quisimos de verdad.

Nos importó tan poco un monitor,
tan poco las webcams;
atemporales siempre ser en el amor
y es nuestra voluntad.

Era apenas el dos mil siete,
aprendimos a jugar;
en ese beso suficiente estar
sin pensar en el final.

Nos importó tan poco la ocasión,
tan poco lo digital…

Blog Oficial de Messieral

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s