En Un Roce de Ti…

Tenía las manos vacías pero me las llenaron tanto de ti, quería grabar un acorde en el ordenador y el aburrimiento pudo tanto en mí, que salir a caminar se presentó como una mejor opción…

Tenía las manos vacías pero me las llenaron tanto de ti, cuando por la mañana el café no sonrío como lo hace casi siempre, y la ventana rota fue reparada por alguien que jamás conocí.

Tenía las manos tan rotas pero me las sanaron cuando te vi, cuando se acercaron mis ojos a la pulcritud de tu piel, al solsticio en tus labios, y en cada uno de tus abecedarios; a tu adjetivo que tanto me hizo sentir.

Tenía las manos tan frías pero hallaron tibieza en un roce de ti, en un discurso culminado con un beso y en el hogar que más guapa te ha visto latir.

Fueron los imposibles, el avant premier de los amores que nos van a persuadir, con su encanto y su preciosidad, los que acercaron tu ternura a mis noches de extrema libertad; fue tu inocencia y quizás la sangre de las uvas que se derramó en el piso la tarde que bailé contigo, como con nadie más…

Tuve las manos tan frías pero hallaron tibieza en un roce de ti…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 16 de octubre de 2,017


No olvides que ya puedes adquirir mi más reciente libro: Éter Poético (Opción Septiembre) En su versión Kindle Interactivo y en formato Físico de Tapa Blanda, sigue el enlace: https://goo.gl/phz2yp

Anuncios

Ismael y la Felicidad

Relato dedicado a mi hijo, publicado en el sitio web de Autismo Madrid. Aquí el enlace: http://autismomadrid.es/vi-cuentame-el-autismo/ismael-la-felicidad-relato-no-16-vi-cuentame-autismo/

Algunas personas que no me conocen del todo, dicen que yo no me porto bien, que soy un problema para seguir instrucciones y que las reglas del juego jamás las comprenderé. Sonrío dulcemente y creo que no han entendido que la regla más clara que tengo es ser feliz al participar; lo sabe papá, lo sabe mamá, por eso me alientan a seguir, con todo el amor que profesan por mí y por mis maneras; vivir es urgente, divertirse intensivo y aunque soy sólo un niño sé entregar por completo todos mis talentos, por eso en ocasiones me resulta imposible quedarme quieto.

Murmuran que no soy normal y al escuchar eso me alegro, veo su normalidad y aunque la respeto creo que siempre tiene muy pocos sueños; por las mañanas, cuando no tengo que ir al colegio, soy el mejor arquitecto, fabricando muros de juguete que mamá por la tarde destruirá permitiéndome con ello, al día siguiente, tener más cuidado en los detalles y corregir los errores de cálculo o de precisión que pueda cometer al crear.

Por las tardes cuando vuelvo del colegio, después de la siesta, busco a papá y él es el mejor en los videojuegos, pero siempre me deja ganar. Cuando el tiempo transcurre entre saltos, un poco exagerados, que doy cuando me emociono, todo es felicidad; pero cuando papá dice que es momento de dejarlo, que mañana volveremos a jugar, me impaciento, le aruño, le muerdo, a veces sé que le hago enojar y no verse muy cuerdo. Pero al final de todo mamá siempre vendrá para rescatarnos del mal rollo; y sabrá abrazarme y explicarme que llegó el momento de descansar. Y así como en el deporte del boxeo, luego del mal rato que pasamos con papá, sabremos resolverlo, con un beso y un te quiero; sin rencores, ni complejos, a nuestro modo, aunque nadie pueda entenderlo y sigan diciendo, algunas personas que no me conocen del todo, que yo me porto mal.

Ya aprendí a gritar ¡Gol! cuando papá mira el futbol, a pintar en las paredes tal y como mamá pinta sobre superficies de texturas varias; no me importan demasiado los goles, pero pateo un pequeño balón por toda la casa y sin detenerme en busca de que se equilibre un poco el ambiente; no me importan demasiado los diseños al pintar, pero todos los personajes de las caricaturas que yo veo, lucen bien cuando dibujo sus retratos en las paredes de mi cuarto y también cuando con plastilina los voy creando y hago sentir muy orgullosa a mí mamá.

Esas mismas personas que no me conocen del todo, dicen que papá y mamá deberían imponerme muchos más límites; pero papá y mamá creen que los límites necesarios para mí son los que me guíen a respetar a los demás y a respetarme; que al crear no hay límite que valga, puesto que no existirían millones de obras maravillosas, en todo arte, de no ser por la falta de límites y de miedos que tuvieron sus creadores al lograrlas.

Soy tan increíble, tan duro y tan sensible, apasionado por las cosas que me encantan y desentendido de lo que no me resulta prioritario; tengo un corazón tan grande para amar y para aceptar que aunque hay otros que no piensan y no sienten como yo, tienen derecho a una vida feliz sin la obligación de intentar encajar como condición.

Digo frases en castellano y en inglés, me encanta cantar y bailar; una vez mi terapeuta de lenguaje dijo que aprender frases en dos idiomas distintos me iba a confundir; es bueno contar con papá y con mamá, con su desobediencia a ciertas reglas, de lo contrario yo no podría expresar tantas cosas que siento, que necesito y que descubro; al final de cuentas, qué más da en qué idioma lo diga, si el idioma que a cabalidad con papá y mamá entendemos, es el del amor que siempre nos tendremos.

Seré el mejor en todo cuanto me decida a practicar, deporte o diversión, arte e imaginación, si soy feliz al participar; es tan bonito ver que cada vez hay más personas rodeándome que comprenden mi forma de ser, mi forma de sentir y de mover, sin voltear a verme raro, sin alejar, de mí, sus sentimientos más humanos.

Y quizás algún día el mundo aprenda a girar como giro yo, sin marearme, quizás algún día el mundo aprenda  a moverse como me muevo yo, con alegría; a enojarse como yo me enojo, con toda la rabia encendida, misma que se me olvidará enseguida. Quizás algún día el mundo aprenda a reírse como me río yo, hasta con las encías, quizás algún día el mundo aprenda a amar como amo yo, con sinceridad y sin mentiras; sin fingir lo que en el momento no sentía.

Quizás algún día el mundo juegue al futbol como juego yo, sin preocuparse tanto por los goles, por las anotaciones, y disfrutando más de reducir su ansiedad; así como yo procuro controlar mi propia ansiedad, con la que me bendijo Dios y que recorre todo mi cuerpo, cuando muchas ideas, sonidos e información, vienen a mí al mismo tiempo.

Una tarde de estas iré nuevamente al parque, con papá y con mamá, volveré a jugar al baloncesto con un balón que jamás encestaré, por simples cuestiones de estatura y del viento; pero ellos no me dirán que lo deje de intentar, ellos me han enseñado que lo imposible es solamente algo más…

©®Messieral  | messieral.com

“Dedicado con todo mi amor
a mi hijo Luis Santiago Ismael”

El Amor en los Lienzos del Pisco Sour.

Fuimos de paseo, a mano armada, por los puentes más hermosos del planeta y después de suicidar, unas cuantas veces, cada una de nuestras múltiples personalidades supimos defender sin pudor y a los besos nuestras preferidas.

Fuimos de paseo y, sin abrazarnos, supimos demostrarnos que el amor es más idiota que nihilista pero más verdad que las palabras; y corrimos calle abajo a nuestros instintos más honestos, nos mordimos la piel con las manos y las ilusiones con las huellas que implantaban nuestros zapatos.

Fuimos la corteza en la que se talla el amor con corazones, pero vacía de mentiras, el ángel boquiabierto que aprende que el Pisco Sour en tiempos de negación funciona mejor como un antídoto para la desesperación.

Fuimos tanto y quizás aún nos recuerdan en aquellas ciudades en las que soñaban las nuevas generaciones, aunque nadie nos comprenda, aunque no valga de nada ahora salvar las horas en cuarentena. Quizás aún nos recuerdan en aquellos dormitorios en los que jamás pudimos descansar por miedo a sumergirnos en un mar de antinomias y compraventas innecesarias a la hora de hacer el amor…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 16 de julio de 2,017

Sueños Para No Entender

Suelo despertarme a las tres de la mañana pensando en ti. No es que importe demasiado, pero llevo así tantos años que ya te empiezo a querer. A veces antes de dormirme tarareo aquel silbido que una vez escuché nacer de tus labios y morir en la pared; cuestión de percepciones, cuestión de no entender.

Después de esa dulce hora de la madrugada en la que pienso en ti, mi sueño se proclama vencedor y ser vivo, así como han proclamado al Ganges; te imaginas tal historia sin llegar a comprender; lo que hace falta ver para que un grupo de humanos cuide su hogar de otros humanos.

Y al volver a dormir sueño que estás, un poco más cerca en realidad, abrazando mi vida como protegiéndola de mí. Sueño con el aroma de tus pasos y la inocencia de la palabra más honesta, creada con las letras de tu abecedario; me quedo enlazado a una especie de trance, protegido por tu voz; a veces la calma es mucho más que una batalla cuando ya se terminó…

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 28 de marzo de 2,017


Esta entrada es el principio de mi relato Sueños Para Despertar que próximamente será publicado en otras plataformas, espero que este inicio les guste y aperture sus ganas por conocer el resto del relato próximamente. Saludos.


Drama Creacionista

Cada quien con su drama, cada quien su dolor; cada quien a sus armas, cada uno al temblor. Sin decirlo, los ojos, gritan en el idioma del corazón, sea mezquino, agradable o gruñón. Cada quien con su drama, cada quien su color; cada quien a sus ganas, cada uno al temor. Con la voz afinada se aproxima el aroma de la desilusión, la ilusión es un verso de dulce sabor. Cada quien con su drama, cada quien a su amor; cada quien a sus ramas, cada uno a su hoy.

Y la vida no empieza sin llanto, no duele, no tanto; cuando duele la vida pronto deja sus marcas y de vuelta a otra historia, a otras despedidas, a mejores zozobras; y a veces cuando nombras el tritono de un nuevo milagro, siempre, es una maldición la que resuelve el perdón.

Cada quien con su drama, cada quien su canción; cada quien a sus palmas, cada uno al pudor. Sin decirlo, los duelos, gritan en el idioma de la destrucción, sea creativa, prometedora o un don. Cada quien con su drama, cada uno a su pasión; cada quien a sus playas, cada uno a su honor. Con la voz desafinada se aleja la mala vocación, la verdad es una cualidad de necesaria intención.

Y la mañana no empieza sin satisfacción, es posible, es presagio; cuando la mañana nos besa nos muerde otra hora, otra idea, otra sombra; y a veces cuando gritas de desesperación el insomnio de un nuevo escenario, jamás, es el que resuelve su condición.

Cada quien a su drama, cada quien su ilusión; cada quien a sus llamas, cada uno sin razón… La marea enamorada es igual que la historia preciosa de la creación, sin importar cuantas veces cambie de versión.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 17 de enero de 2,017

De los de Verdad

Observaron sus manos inquietas, sus heridas rebosadas en sangre seca, repletas de tierra y recuerdos alternos; de futuros inciertos y una maldición, deliciosa, que juguetona lanzaba besos como historias.

Al percatarse, el más curioso e incrédulo de la ciudad, muy decidido, hizo con su voz esa pregunta:

—¿Cuál es tu profesión; a dónde van los pasos que marcan tu corazón?
—Soy poeta. De los de verdad. — Respondió —.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 11 de enero de 2,017

Caperuza

Cortada con la misma tijera, trazada con el mismo color, sedienta entre la misma marea aún escucha como late fuerte el dolor y se esconde en una nueva promesa; esta vez tampoco cedió el miedo, el miedo a salir de su cuento; otra vez caperucita azul se perdió…

Los ideales son ingenuas promesas que deberías defender con honor, hasta tu muerte y con todas tus letras; hasta que caperucear ya no sea suficiente o hasta ese día en que el beso ya no luzca sus noches incompetentes.

Obstinada cual augurio de seda, noche fría que hace de escalera, como un tímido verbo prestado de la boca de un cuento tan enamorado; que no se quite la ropa si nieva, que no se encierre en su aroma de selva; no, sin antes recordar olvidar lo que era…

Y se esconde en una lluvia de estrellas, esta vez tampoco soñó un recuerdo; soñó con ese maldito miedo a salir de su cuento; el mismo que ata a caperucita azul a falsos comienzos.

Pero el vino no rebosa mi copa, un abrazo, sonrisa, una historia que comienza donde acaba su gloria, vestidita de azul como nube preciosa; otra vez prometerse que se hará mejor, otra vez se produce, en cadena, una extraña mutación…

«Caperuza, son de viento, muerde fuerte el desconsuelo; asesinato a mano cuerda, de una noche abismada por las lágrimas de un dios tan triste, como la sangre cuando grita sobre su misma libertad…»

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 10 de enero de 2,017

Lisboa

Avanzaban sus pupilas de aceituna por Lisboa, ese faro hermoso asimilaba su niñez, tarareaba una canción que tenía alas y le alejaba de la costa por encima del mar. Le sonreía a los niños de una plaza, se quedaba pensativa tan cansada, susurrando despacito un nombre dulce a la brisa que lo repetía con la voz casi apagada.

Era todo un universo decorado por las pecas en su espalda, la belleza de adoquín ella no la escondía y aunque la vida parecía tan esquiva, en el pecho una luz aún se le encendía. Se llamaba como tenía que llamarse, el amor se le hundía lejano en el centro de mil olas de arena movediza, pero aún así no había razones para enfadarse al estar de frente a las parejas que pintaban, en los atardeceres, su pasión.

Podrás adivinar que su cuerpo roto estaba sostenido por hilos que pendían de la esperanza,
que sus manos sí sabían acariciar, aunque nadie las supo cuidar a ellas; es que a veces son las almas más hermosas las que deambulan, en total silencio y soledad, por las calles en las que a diario uno respira.

Morena, de obsidiana tan intensa, dónde dormirá tu río de azucenas y dónde aquel hijo que tuviste aquel enero, el que nació dormido y aún no despierta. Donde sea que se encuentre, seguramente, sueña con tu aroma, con hacerte un poco más feliz la vida y más corta la herida.

No hablas de tus lunas antiguas, ni de los veranos a punto de amarlos, ni de las mariposas estrelladas contra tu pared; ese lunar en tu alma es una cicatriz que nunca acaba y es un milagro para todas las personas que te cruzan por la calle o por la playa, cada vez que esbozas una sonrisa, aunque ellos no lo sepan…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 3 de enero de 2,016

Polvo De Diamante Para Dos

Aquella vez cristales de hielo se precipitaban sobre la piel debilitada de la ciudad, la caminata vespertina esa vez no iba a curar las heridas, el dolor, ni tan amargo sabor. La despedida se nos aproximó de tal manera que no tuvimos tiempo a reaccionar, ni a encontrarle una respuesta, al menos superficial, a todas aquellas preguntas que todavía flotaban como pequeños fantasmas observándonos.

El ingrediente primero podía sentirse, más que sobre la piel, en el centro del alma que adolorido sollozaba. La temperatura de la frialdad ante la ausencia de caricias y del calor de tu cuerpo se había implantado en el centro de mí y de cada uno de los habitantes de los universos que juntos descubrimos. Nuestra canción nunca volvería a devorar de la misma manera dos corazones, como el tuyo y el mío, como el mío y el tuyo, como el nuestro que era uno solo en cada ciudad que juntos conocimos. El frío intenso rodeaba a cada uno de los besos que nos dimos, mismos que agonizaban con tierna desolación, dejando a la respiración descansar de vida.

El ingrediente segundo se presentó borrando nubes y estrellas de los cielos, desdibujando las sonrisas que liberamos al viento cada día de nuestro idilio, no esperaba menos porque siempre supe que las catástrofes existen para desvanecer todo a su paso y tener que estar sin ti es la catástrofe más grande a la que tuve que acudir. Traté de elevar remanentes de tus miradas y de tus besos para que nuevamente existiera la posibilidad de un paraíso lleno de esperanza, pero fue inútil, no lo conseguí y a medida que los minutos transcurrían se iba agrandando el tiempo de ausencia, de vuelos comerciales y de aves, por el celeste brillante y el blanco pragmático del cierzo bajo el que nuestro amor fue parte de él… No te asustes y no hagas tanto caso, es sólo que sin ti, los cielos se han despejado de una forma tan preocupante. Si a ello sumamos el frío insoportable, sabrás que no es tan bueno respirar, no lejos de ti.

El  ingrediente tercero apareció por ocho quintos de siete lágrimas que derramé sobre una fotografía, en la que te volví a encontrar, se escondieron tan precipitadamente en ella con la intención de volver a tocarte la piel, pero fue imposible y la humedad se ha quedado a vivir en mi hogar, que siempre será tuyo, que nunca podrás olvidar. Y aunque por las noches los muebles sigan crujiendo, jamás pensaré que es a causa de entes del más allá porque no existe, para mí el más allá es donde te encuentres, ese lugar secreto a donde el invierno te llevó, para extrañarme tanto como ahora te extraño yo.

Polvo de diamante cuando los amantes, se alejan de tan hermosa ciudad, del universo del que fueron más que una parte y se aproximan a la espiral de seguirse amando sin aceptarlo y sin poderlo evitar…

Y así los gritos, toda la desesperación, el vino agredido, la triste canción, tanto silencio en poemas desnudos, muertes fugaces de cuartos hundidos; ya sin tu cuerpo, sin labios de amor, ya sin el viento, sin tu hermoso candor sólo me queda una vida ojerosa, un mal milagro que no se cumplirá, tantas preguntas sin verdades a medias y polvo de diamante esparcido en mis llagas, y la inmarcesible noción de no poder morir en paz…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 30 de octubre de 2,016

Carta a un Amor que no Sabía de Amar ni de Poesía

Soy lo suficientemente caballero como para siempre decir la verdad y lo suficientemente irresponsable como para sentir miedo, lo fui desde pequeño aunque para el mundo eso significara incordiar. Soy poeta y no me queda tiempo para arreglar lo que has roto, escribo y no tengo ganas de ser parte de tu historia oxidada.

Supongamos que no te diste cuenta de todo el amor que puse en ti, del empeño intenso que fabriqué para hacerte feliz, supongamos que no llegaste a notar mi sonrisa al verte, supongamos que no te hice saber lo feliz que me hacía pronunciar tu nombre…

Supongamos…

Aún así sería lo más profundo que pudiste sentir, aún así representaría lo más profundo que ser alguno llegó a sentir por ti alguna vez. Así que no te mientas más, ni me hagas más infeliz enredado en tus extraños vicios.

Porque siempre te hice ver todo el amor que puse en ti y siempre notaste el empeño intenso que fabriqué para hacerte feliz, di la verdad y admite que notaste mi sonrisa al verte, que siempre te hice saber lo feliz que me hacía pronunciar tu nombre.

Esto no se trata de segundas oportunidades, o terceras, infinitas, no se trata de un milagro divino que algún día llegará a repararlo todo, se trata de algo más profundo que aunque quisiera explicarte no sabrías entender, porque no amas, ni amaste, porque te amé pero para ti fue simplemente una oportunidad exclusiva para ignorarme y poner tu atención en idiotas e idioteces que el fútil tiempo se llevó con destino hacia la nada.

Pero no te preocupes, no es un asunto personal, es tan sólo que soy poeta y de mis versos me cuido, escribo y la tinta no moja en totalidad el consagrado alma del gorrión. Tengo alas de papel que con este viento frío saben planear una huida, un itinerario, un momento pequeñito para no volver jamás.

Y a volar…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 13 de Octubre de 2016

Autoatentados a la Hollywood

Ese grupo de dirigentes que intentan enterrar su colmillo, se inventan falsas banderas y quieren hacerte sentir mucho miedo, si tienes miedo eres más vulnerable, si tienes miedo estás más que perdido.

No hubo periodistas secuestrados ni degollados, no hubo aviones en septiembre, no hubo atentados, todos y cada uno de ellos fue planeado, a eso se llama autoatentado. No tengas miedo pero vienen más, muchos más en camino, sangre como la tuya y como la mía se derramará, nunca la de ellos, te seguirán ofreciendo seguros de vida estatales para envenenarte con su farmacia y sus nuevas enfermedades de fábrica.

Volverán a arrollar la dignidad con un camión repleto de armas, para controlar el tránsito del transporte pesado, para detenerte cuando quieran por tu supuesta seguridad, volverán las matanzas, los inventos, volverán a asesinar a los responsables, jamás veremos uno sólo de los cadáveres de los supuestos terroristas y qué casualidad tan grande es que siempre lleven sus credenciales a cada masacre, volverán a enfrentar las religiones, las creencias, los parajes.

Es imposible su precisión pero son precisos, y me duele, y me indigna, y no estoy sólo porque muchos ya hemos despertado a este eterno fraude. Por los seres tan especiales acuchillados en japón, por los niños arrollados en Niza, por toda la crueldad y tanta falta de sentimientos, hace falta alzar la palabra, hace falta invitar a las mentes a despertar, porque ni el asesinato del archiduque en Sarajevo, ni la palabrería de tanto medio Sionista otorgando las versiones que ellos quieren que creamos, nada, nada de eso es verdad.

El mundo está sangrando en varias direcciones, la violencia de género e interracial, las versiones de un grupo violento, al mil por cien, con nombre de diosa griega, un grupo al que ellos mismos otorgan financiamiento, al que ellos mismos arman.

No te creas todo lo que veas, muchos de los videos que te pasan por los noticieros son videos diseñados y producidos en Hollywood, como cuentan que lo fue aquella tan aclamada llegada a la luna. Vendrán más atentados, más sangre inocente será derramada, pero el miedo es el peor de nuestros enemigos, por eso me alegra tanto ver a Argentina y a México burlarse de esos idiotas, de sus amenazas, que se jodan.

Un sólo hombre no pudo asesinar en tan breve tiempo a tantos en ese club gay, quién le acompañaba, el nuevo orden mundial no es un un invento de conspiranóicos, los niños rata han sido removidos de sus jaulas para capturar otras criaturas con sus flamantes smartphones, no es una causalidad, todo es un plan macabro, ya vendrá el tiempo en el que obliguen a estos autómatas a otra serie de cosas con el fin de utilizar su falta de sentido.

Vendrán más autoatentados programados en zonas europeas, en zona oriental, la tercera guerra mundial no tiene que empezar porque ya está acá, quieren hacerte sentir miedo, quieren contarte de nuevas enfermedades para enfermarte mucho más con sus farmacéuticas, se puede hablar tanto de esto, tanto y tanto, pero basta algo, nada más, para que sus planes no tengan ningún efecto: Despertar.

(Continuará…)

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 27/07/2016

Al Andar Imperturbable de tu Arribo

Cuando aparezcas, si apareces, sabrás mirarme a los ojos sin titubear, comprenderás que mi vida ha estado llena de sonrisas, de fortunas, que las lágrimas fueron necesarias, para hacerme comprender, que cada gota que compone el océano es importante para avivar la fuerza de su marea.

Sabrás notar en mis ojos que he amado, que fui amado, que la nostalgia varias veces ha pasado por aquí, pero sobre todo, que en la medida de lo justo he intentando nunca herir por herir.

Si apareces, si tú apareces, escucharás con detenimiento cada latido de mi corazón, mi alma se abrirá como el telón del teatro que más amo y podrás ver en mi interior las escenas de lucha, de ocio y de constancia que viví, arderán iluminándote, en un camino de velas, todos los secretos de mi ayer, todos mis sueños y anhelos conquistados, todas las pieles que toqué. Sabrás de mi abecedario nuevo y del sabor favorito de mi boca alguna vez.

Entenderás, en un gesto perdido de mi voz, que estuve esperando por ti, que tengo un tesoro que vale más que mi propia vida, que ese tesoro es mi hijo, que mi motivo de seguir lo marcan sus oscuros ojos.

Te diré que he disfrutado de la vida, de los besos, del amor, que he sido afortunado con las mujeres que me amaron, incluso con las que no pude estar, que si alguna vez sufrí la culpa fue toda mía por enredarme con alguien que no sabía amar…

Sin embargo, ahora que he sido tan feliz y tan triste en una misma vida, estaré dispuesto a entregar un poco más de horas al andar imperturbable de tu arribo, porque sin duda te he esperado, te he confundido entre tantos vientres y tantos casos, te he visualizado, te he sentido…

Si apareces, cuando aparezcas sabré que eres tú, algo en el diástole de mis corazonadas lo sabrá, mis poemas volverán a cantar amor, volverá cada verso a tejerse con un hilo transparente de ilusiones y esperanzas, volveré a tararear aquella hermosa canción. De vuelta a casa sabré que eres tú, estaré tan convencido de no saber nada, del inmenso mar de verdades en tu mirada, volveré a sentirme amado, desenredarás mis lienzos de alabastro, acicalarás mis sonetos haciéndome sentir menos deshabitado, desdibujarás este mal genio que me han dejado y serás capaz de entender cada uno de mis motivos sin haberme saturado, incluso con los ojos vendados podrás leerme, con tan sólo tocar mis manos…

©MESSIERAL | Historias en Ascuas
Ciudad de Guatemala 21/07/2016


CONTACTO & REDES
messieral.com
E-mail: luiseduardo.messieral@gmail.com
Facebook | Twitter | 
Instagram | Tumblr | Youtube


Dulce Quimera

Esta mañana alguien muy especial me propuso crear una historia a partir de uno de sus bellos dibujos. Una belleza total. Ella es Ivette Mancilla y ya muchos la han de conocer por su blog Little Moon Lover.
El Resultado fue este:

Los tambores de los rituales humanos habían cesado su ritmo, a penas, restos de una hoguera iluminaban la fría noche, cuando un lobo solitario se acercó a su calor.

El fuego que lentamente reducía su intensidad permitió a la luna somnolienta avistar el andar cadencioso del lobo, abrió su ojo derecho, y desde su fase creciente le vigilaba discreta.

Le veía tan serena y admiraba con dulzura su hermoso pelaje, sus firmes pisadas, su depredadora mirada y llena de secretos.

En ese preciso momento, el lobo comenzó a exclamar su dulce aullido, la nota perfecta, el sublime tesón, las estrellas que rodeaban la luna, una a una, se fueron despertando y sin poder evitarlo descendieron desde el  cielo a contemplarlo más de cerca.

Desde entonces, por la ternura que evoca su aullido, las estrellas, al escucharlo, se convierten en lágrimas de luz que se derraman suavemente sobre los muslos hermosos del planeta tierra… Y es entonces, cuando los milagros acontecen cual dulces quimeras.

MESSIERAL & IVETTE MANCILLA
26/06/2016

 

Te Quiero Como Si y Por Si Acaso

Tú que crees tanto en las casualidades como yo, tú que no crees tanto en las casualidades como yo, no te creerías que hoy a diez años, menos un mes, de aquel mi cielo y aquel amor, fue tu nombre lo primero que pude ver en mi smartphone, al despertar, supongo que lo de inteligente no le va tan mal.

Te recuerdo con tanta ternura y gratitud, parece mentira pero fuiste y eres lo más real que viví, aunque solamente estuviéramos jugando a no ser lo que fuimos. Te recuerdo cada trece de julio y cada Semana Santa en jueves Santo, aunque ya no soy tu perdición y aunque ya no te pida dime con quién andas, aunque perdure tu odio a las arañas y yo siga cantando una y otra vez la misma canción.

Creo que te extraño, que me extrañas, hace un año a penas volviste a decirme lo mucho que me quieres, la vida siguió, a veces me pregunto qué hubiera sido de nosotros si el juego hubiese sido al revés, si hubiésemos jugado a ser lo que fuimos, en dónde estaríamos, qué estaríamos haciendo ahora mismo, cuánta ternura estaría inundando el mundo entero, toda atmósfera, cuántas guerras hubiésemos podido evitar… En qué medida la vida sería más próspera.

Nunca olvides que:
Te Quiero Como Si… Y Por Si Acaso.

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 13/06/2016

Un Sentimiento Como Aquel

Un momento de luz, al centro de la desesperación, para conseguir el sueño ansiado por tantos años, de tanta admiración y besos sin boca, de tanto esperar a que volvieras del encuentro misterioso de mi lejanía con tu soledad.

Ahora que el barco se hundió y sobre tablas salvamos la plana, ahora que hacer el amor es también un acto en pos de la paz que perdimos por tanto errar…

Ahora te encuentro, de piernas cruzadas, sentada en mi cama, como un sueño recurrente que no se desvanece jamás y traes en tu tobillo derecho toda la esperanza que un poeta solicita a sus musas, para no fallar en el verso más importante de su creación. En mi caso, tal parece, que verte fijamente a los ojos es la obra de arte por la que merece la pena flotar, porque flotar está bien si se trata de amor, aunque su medida sea incierta y cada adorno añadidura para su ego. Yo a ti te amo sobre mi cama, al pie de la bandera blanca que hoy alcé en el centro de mi casa, diciendo que he venido a rendirme en tu lugar, porque ya sé que tú no lo harás.

Me rindo, porque quiero que otra vez me salves, que de una buena vez me dejes enseñarte a amar. Algo hermoso y secreto te quiero dejar entre la piel, un sentimiento como aquel que sentí al enamorarme de tus pestañas ayer…

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 06/06/2016