Del Mismo Subsuelo

No le pague a un editor
para que le corrija sus males,
no gaste en consultas editoriales,
si usted está hecho del mismo subsuelo
que cualquiera que cree entender su destino.

Mancille el azar y cruce a la otra acera,
no guarde rencor, no haga del árbol vivo leña,
no use el ordenador si tiene en casa a su pareja,
sea de bien que del mal ya alquilan, incluso, caretas.

No le pague a un presidente
el dinero que no necesita,
guárdese los modales abstractos
en cenas de diez menos cuarto,
naufrague en la piel y no en la desesperanza
de verse publicado a doscientas manos
en páginas web para sentirse suciecito y tan alarmado.

No escuche todos los consejos, piense en su otra mano,
no pague a un editor si usted puede aprender a expresarse mejor
y tenga el valor de decir: “Yo lo hice”, aunque esté muy asustado.

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 31/05/2016
Obra: 8 Infinitos Contables
Poema: 8 de 8 (Final)

Anuncios

Roce de Almas Diferentes

La tempestad es un nudo de arroz
por el que nos corrige un destello a color,
tenía tan poca esperanza en la vida,
bebía con ella, dentro algo se encendía.

Le di un beso después de ciento cincuenta
y fueron catorce momentos de amor a ciruela
en los que sin abrir los ojos, por fin, me di cuenta,
burbujas de helio estallaron por todo mi cuerpo,
el daño severo no lo soportó la piel que cubre mis huesos
y desprotegido mi alma exclamó libre a su encuentro.

No hubo un instante mejor en mi vida,
el roce de almas diferentes convino
en conformar, para dos, un mejor sonido,
fue un beso, tres lunas, quinientos soles desmaquillados,
las sobras de aquel bendito milagro, el momento indicado.

Se llamaba con S de la satisfacción tan bendita,
quizás de su otoño se desprenda una hoja marchita
y ella continúe tan bella, tan dulce y, a mi corazón, cosida.

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 31/05/2016
Obra: 8 Infinitos Contables

Poema: 7 de 8

Afasia

Ya no escribe el poeta a la hermosura de ramas secretas,
en su tristeza platea y acera van siempre unidas en pruebas,
se acaba su tiempo en las tablas, no queda más teatro aplausivo,
me rompen los huesos todos esos modos horrendos de este camino.

Nos llueven ácidas marionetas, las plazas llenas de cometas,
no sirve de nada el esfuerzo de miles de gargantas histéricas
si los corazones están tan vacíos de ruda pelea sincera.

Y no los ves desfilar sobre el hambre de los niños de la calle,
no los ves indignados con el paso doble del mortecino desgaste,
su felicidad se la han vendido al distribuidor de su amo smartphone,
nos llueva lo que nos llueva, el estado del clima podrán ignorar
presionando con cualquiera de sus deditos un solo botón…

Y los ves desfilar incapaces de crear la ideal behetría,
los ves acezar, los oyes gritar, rasgan las vestiduras, pero las de alguien más,
cuando están delante de la mayor de las injusticias les viene la afasia inducida.

Alóctona es su cultura, se bañan con agua nacido de un mar exterior
y esa sal desayunan felices, muriendo de a poco al ver el espejo interior,
despertaste de un sueño terrible, lo siento, justo en el inicio de otro peor…

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 31/05/2016
Obra: 8 Infinitos Contables
Poema 6 de 8

Prometeo y Pandora

Sobre aquella habitación
escuché el llanto de un cielo
que lleno de estrellas cansinas
desgarraba en dos partes su pecho.

En aquel suicidio hubo gotas de dolor,
todas las lágrimas del infinito sideral
mancharon de ternura y de tristeza
la corteza terrestre ecúmene de discreto material.

Yo te desnudé, con el alma y con los dientes,
formicante fui al vaivén de una gota tan paciente,
hidrópico si de alcanzar tu amor se tratase,
por un vaivén innecesario detener aquel oleaje
aún me sabe tan demente, aún me sabe tan cobarde.

Y ahora con todo el hambre de mi ímprobo cuerpo,
no te olvido, ni me olvido de la noche en que pude alcanzarte,
y ahora con toda la sed de mi pálida espera, por tu beso,
no me sacia mar alguno, pues me abarca el milagro impetuoso
de dos lunas esculpiendo, a embestidas incansables, el anillo F de Saturno .

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 31/05/2016
Obra: 8 Infinitos Contables

Poema: 5 de 8

Ismael

Me tienes entre tus manos pequeñas
dibujando paisajes azules, con ademanes
que no van a rendirse en la lucha
por comprender todas esas postales.

Si hay luz en mi vida, la trajo tu sonrisa,
dieciséis de mayo del año dos mil doce,
tras el apocalipsis un nuevo ciclo prometían
y eras tú entrando por la puerta de número asonante.

En tu espectro yo encuentro mi vocación,
si es que puedo escribir a la gente con el corazón
y ganarme así las sonrisas cuando menciono
que estoy orgulloso del hijo que sos.

Porque has venido a conculcar en mis latidos
un cenotafio que me avisa que estoy vivo,
que el carcinoma se llevó al malo de mi cuerpo
y ha dejado al hombre capaz de ser bastión.

Y de ser feliz para enseñarte a serlo,
y de ser feliz para evitar mi detrimento.

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 31/05/2016
Obra: 8 Infinitos Contables
Poema: 4 de 8

Sabor Cielo

Danzabas despacio al compás
de mil grullas silentes en puntas de pie,
juntabas tus manos rodeando mi cara
para abrir los cerrojos que yo tengo en el alma.

Me enamoré tan inevitablemente de tu verdad,
mientras tú hablabas la yerbabuena sabía besar
y era casi como el mejor de mis versos de amor
tu prudente manera de brindarme sincero calor,
concomitar junto a ti, para descubrir a qué sabe el cielo,
y al descubrirlo jugar a los besos, para ser parte de ello.

Y me conmueve al punto del canibalismo,
que lograras confitar mi alma tan herido,
no hubo beso mejor en mis labios
que tu hoguera infinita, de sabios
momentos en los que me enseñaste
a guardar los tormentos en tu lebruno remanso.

La purpúrea herida cicatrizó, ahora revivo mejor,
la rojiza hendidura besó y aquel último guiño hice canción…

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 31/05/2016
Obra: 8 Infinitos Contables
Poema: 3 de 8

Caminaré

Caminaré entre las tumbas vacías,
me llenaré del espanto que sobra,
tengo una cuenta pendiente con la vida
y si he de pagarla ese momento es ahora.

Me puede la culpa de tantos reproches vacíos,
mi encanto está hecho de magia y canción de amasijo,
si llueve una pena de ozono quebrado me río,
no tengo desde mi daltonismo un sentido distinto.

Pero cuando aquel ave de pecho rojo teñido
se posa en mi hombro me siento un molino,
capaz de mover el viento a favor del suave latido
de sus plumas color verde muerte y fuego encendido.

Me puede un poquito el destierro de los malos hijos,
yo quiero cantarle a la vida y al amor por encargo o delirios,
yo quiero gritar libremente que no creo en tus vicios,
que la escafandra a mí me la ciñeron con hilo intranquilo,
que estoy afinado en Sol Mayor y aún no encuentro mi sitio.

Para formas de vidas inteligentes venideras: Dios no estaba dormido.

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 31/05/2016
Obra: 8 Infinitos Contables
Poema: 2 de 8

Una Voz al Centro de tu Infinito

Inmarcesible tu alma al golpe,
has de ser carne de un árbol
exorable, inefable y consecuente,
porque de otra manera no puedo explicar
los motivos, reales, de la existencia y ser
que te habitan en rastros divinos sin desgastarse.

Que no eres objeto fungible a disposición,
aunque con burka cubran los gestos de tu humor,
los hoyuelos al principio y final de tu sonrisa
cuando sientes y creas valor, cuando sientes y creas amor.

Tu condena es un postre envenenado
para los necios que no tienen respeto,
por tu vientre, tu alma, tu cuerpo
y el sagrado mundo que tanto has sosegado.

Yo soy tan sólo una voz al centro de tu infinito,
pero es que me has hecho tanto bien que espero,
impaciente, el instante en que el mundo te devuelva el cariño,
porque igual amaste a pobre que a rico, a hombre que a niño,
a poeta que a conscripto, que a impropio y no nacido…

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 31/05/2016
Obra: 8 Infinitos Contables
Poema: 1 de 8