Tanta pena he descubierto en tu ilusión, tanta, que ya no crees que es posible que algo cambie. Y quisiera hacer a un lado tu dolor para poder alcanzarte e intentar sanar la herida que otro tiempo te dejó. Pero no estoy aquí para sanarte, ni para verte caer por las ideas, no estoy aquí para juzgarte, ni para hacer mía tu guerra. Así que me limitaré a ser yo mismo, mientras tú me leas, para ser un fiel acompañante de ti y de tus pruebas. Y cuando estés feliz seguiré aquí cerca de tu sonrisa y su silueta.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 7 de noviembre de 2,018

New-Web-Messieral
Descubre el Nuevo Sitio Web de Messieral: messieralstudio.com
Anuncios