Les Vi Caminar, Andar, Resistir…

Ganar un espacio de reposo
entre tanta suerte de cartón,
es aventurase a otros ojos
y dedicar una mejor canción.

Poder sentir que la actualidad
no es paso firme de impotencia,
que algo podría llegar a cambiar
y volcar en mis manos la prudencia.

Porque, al final de cuentas,
estuve ausente tantos años,
me refugié en libros con estrellas
en los que no vi a mis hermanos.

Y fue tal el despertar de mi niño interior,
en un mundo con lutos y sin vergüenzas,
que al principio sentí amargo dolor
pero vi a todos caminando y me hice letra
capaz de renunciar a mi asilo solitario e incómodo;
les vi caminar, andar, resistir y ahora resisto a su vera…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 14 de noviembre de 2,017

Anuncios

El Noctámbulo Entrevero de Nuestro Cursivo Ámbar

Nunca olvidé su letra,
imposible olvidar su amor.

—De las gotas de lluvias seré el color.

En aquel faro a la luz de las gaviotas,
he recordado sus promesas de mar.

Me afirmaba con toda seriedad
que su voz perduraría en mí.

—Como el dolor en la herida al rubí.

Se llenaba los bolsillos con mis prudencias
y despreciaba a dos manos mi credulidad,
más no culpo a su aroma de arroparse
con las estrellas de cada año de frivolidad.

Porque si volviera a llenarme la sed de besos,
si recordara el santo y seña de mi caja fuerte
o el momento que más atesoro en mis adentros,
si viniera su amor a aletear a las ventanas de mi mente,
no me negaría a su voz, a su amor, a su romance…

— En la reserva atenuada, será su caricia imborrable,
su excelsitud inabarcable y única su capacidad de conquistarme.

Huellas de tus pasos en la arena de mi playa,
exhalaciones de tu brisa en las aceras de mi andar,
secretos y placeres de jaguar aún latentes, conservados,
en el noctámbulo entrevero de nuestro cursivo ámbar.

©MESSIERAL| Poesía
Ciudad de Guatemala 03/07/2016

Besos Capaces de Matar

Exige alevosía en cada
beso que recibe su boca de mar,
es menester cumplir con su capricho
para no perder de vista su andar.

Una vez vino un sol marinero,
se enamoró de su fragilidad,
no bastando el silencio le hizo
una jugada cruel de sabor mortal.

Y fue la sangre de una herida,
la que presenció, triste, tanta maldad,
—hay besos que son capaces de matar—.

©MESSIERAL | Poesía (Soneto)
Ciudad de Guatemala 01/07/2016


CONTACTO
E-mail: luiseduardo.messieral@gmail.com
Facebook | Twitter | 
Instagram | Tumblr | Youtube 


Ramito de Sol

Y si, acaso, hay despedida que no duela,
un cóctel de lágrimas no sabe bien
si las cosas pueden ir aún mejor…

Unos paso más hacia otra vida,
una vuelta a la sonrisa y a la cima,
cuatro intentos de escapar, en gran medida,
debieron advertir lo que vendría.

Pero no, que no sea por mal visto mi andar,
que yo nunca he pretendido lastimar,
es sólo que dar lo mejor de mí, todo lo mejor,
en donde no es bien apreciado cansa y mata,
nos lleva tiritando a otro ramito de sol,
a un dulce con sabor a calma y tornavoz.

Y si hay calor en lo que viene, que venga,
si no hay sangre por el suelo, que venga,
si en el futuro sonrío al verte, que venga;
Si digo adiós a todo y, a propósito, no te hago sufrir
regálame tu lágrima, solamente, para rociar
y que no marchite el ramito de sol que ya elegí…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 06/04/2016

Muchas gracias por sus ojos,
también les invito a leer mi sección Poesía