Cuando Somos Uno

Cuando te desnudo,
cuando te procuro
y el celofán de la vergüenza
cae sobre nuestra duela,
comienza a tener sentido
el amor en tiempos malheridos
que sana dulcemente la adultez.

Cuando me desnudas
cuando me procuras
y el celofán de la faena
cae con tal impertinencia,
comienza a tener sentido
el amor en tiempos sugestivos
que sana ferozmente la idiotez.

Cuando ambos desnudos,
cuando somos uno
y tu feminidad me besa con pasión,
sana el ángel roto
que ayer nos unía
a tu poema y mi canción;
como el cielo a una estrella perseguida
por la luz del día y el llanto del sol.

Sé tú mi objetivo y dirección
que nada diluya las líneas de mis mapas,
sé tú mi delirio y obsesión
que nada me sane del beso de tus mañanas…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 21 de abril de 2,018


¡Ya puedes seguirme en Spotify, no te pierdas uno sólo de mis audiopoemas!

Anuncios

LA CHICA DESNUDA DE LA CALLE ROTTERDAM | VIDEO POEMA | MESSIERAL

La Chica Desnuda de la Calle Rotterdam
#Messieral
Suscríbete: https://goo.gl/ivb66m

Letra, Música y Voz: Messieral
Producción: Messieral Studio
Canción: The Solstice Orchestra (Messieral)

Próximamente en todas las plataformas de Streaming y Descarga Digital.
Todos los Derechos Reservados, Año 2,018 Messieral & Messieral Studio

Redes Sociales, Streaming, Descarga Digital y Contacto (MESSIERAL): https://plu.us/messieral

Redes Sociales, Streaming, Descarga Digital y Contacto (MESSIERAL STUDIO): https://plu.us/messieralstudio

La Bella Piel Desnuda de las Auroras

Cada vez que te beso
amanece un nuevo mundo
y al contemplarte
un sueño aún más profundo.

Cuando te marches
no se hallará la cantidad de amor
que en tu interior escondes,
ni con llanto, ni con flor;
porque a tus pasos se rinde la aurora
como la belleza a la piel de las estrofas
en la que escribo tu nombre
pronunciándolo sin errores.

Cada vez que te nombro
amanece un nuevo mundo
y al contemplarte
un deseo aún más profundo.

Cuando te marches
no se hallará la cantidad de amor
que en tu interior escondes,
ni con luto, ni con temblor;
porque a tus pasos se rinde la sombra
de la bella piel desnuda de las auroras
en las que aparece tu nombre
escrito sin errores…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 19 de junio de 2,017

De Memoria tu Noche Desnuda

Recolectar las lágrimas frescas de tu amor
en un recipiente de cuerpo astral
para que el cielo decore el frío candor
de la belleza de un ángel que se va;
porque hay celestes más bellos que el sol
y huracanes precisos como un milagro,
noches eternas sin dulce color
entre peldaños de sabor amargo.

Yo me quedo dormido en tus manos de luna
como criatura que, sin consuelo, se aprende de memoria tu noche desnuda
y recorre despacio el secreto perfecto que guarda tu inquieta figura…

©®Messieral|messieral.com
Ciudad de Guatemala 17 de mayo de 2,017

Bajo el Aura Menor

Desnuda bailaba bajo el aura menor
y se emborrachaba de notas de amor;
desnuda decía «Te quiero encontrar»
y con sus caricias me invitaba a jugar.

María no era su nombre
y tampoco lo era Raquel;
cansada no estaba,
casada tampoco;
suele suceder…

Pero desnuda su aliento sabía mejor,
sus pies adornaban el nuevo color
que apareció en el cielo
en el mismo instante en el que ella nació.

Mirarla tan fijamente fue difícil,
consumar todo acto de amor tan casual;
lloviznar a su espalda una guerra civil
y adormecer su cuerpo un milagro de la pluralidad.

María no era su nombre
y tampoco lo era Raquel;
cansada no estaba,
casada tampoco
como suele suceder…

Desnuda decía «Te quiero encontrar»
y con sus caricias me invitaba a cantar.

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 2 de abril de 2,017

Toda la Vida

Si volviera a verte,
si volviera a hablarte
sé lo que ocurría;
porque jamás fui inmune a besarte;
si se enterara tu amante,
si conociera tu instante
como conozco tus mares
quizás sabría olvidarte…

Si respondiera tus mensajes
de hace tres meses,
si no me dolieras y no me gustaras
tanto como me gusta pensarte
quizás todo sería más fácil;
si hubiera olvidado tus besos,
si nuestras canciones ya no tuvieran aliento,
si nuestras bocas no hubieran eternizado el momento
todo sería, en consecuencia, un poco menos incierto.

Si volvieras a verme,
si volvieras a hablarme
sé lo que ocurriría;
porque jamás fuiste inmune a coquetearme;
si se enterara tu amante,
si investigaras tu principios y no sólo tus finales,
como investigué tus pechos y tu sed
quizás sabría tratarte…

Si te echara a perder el orgullo, otra vez,
si conquistara tus ganas como ayer
quizás junio volvería, grandioso, a brillar
a la orilla de un lago que sabe muy bien como debe palpitar…

Si el tiempo se pudiera regresar
y en ese instante al volver
aquella canción poderte cantar,
la que dice que toda la vida te voy a esperar…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 26 de abril de 2,017

Ya te Hablé de la Chica Desnuda…

Ya te hablé de la chica desnuda,
de su piano, de su calle Rotterdam;
no de su amuleto de buena ventura,
ni de su hermosa forma de matar.

Porque estaba tan linda aquella noche
que la luna se olvidó de cantar,
mecía su voz un nuevo horizonte
que a los mares supo fecundar;
y yo le vi sin prisas,
cegada de amor y de claridad,
besé su piel que testaruda
me prometió anárquica su espalda y su ojalá.

Y no quiero olvidarla por respeto
a ese espacio de estrellas que en su cuerpo
no iluminaban, nada más, sus hermosas luces;
también, ardían sabiamente a contraluces.

Porque en su piano sonaba la canción
que yo perdí en otra piel, en otros besos;
la cura irrumpía en mis cimientos
cuando abrazaba dulcemente mis senderos
y no hubo nada más que hablar ante tal desnudez:

«Suele acusarse al asesino de la tarde,
cuando el culpable es el incidente irresponsable»

Pero a la madrugada en que corrimos
con tanta suerte y con tantos imprevistos
le regalamos lo imposible hecho madera
para que nunca se olvide de lo que celebra…

Ya te hablé de la chica desnuda,
de su aroma en la piel,
de sus avenidas necesarias,
de su dolor y de su fe;
de mi cariño a ella rendido,
de aquel amor de cuando el frío
transparentaba los colmillos
de juventud enredados en solsticios.

Suele ocurrir que aún desnuda
de noche me llama en su premura
y yo respondo con los ojos llenos de susceptibilidad;
somos el resto de pintura
que se quedó en la paleta
de algún pintor con hermosura
en el centro mismo de sus letras…

La chica desnuda de la calle Rotterdam,
duerme a las horas en que vivo
pensando en su piel, en su ciudad,
en su palacio de acertijos…

Arde así mi mansión
en la que guardo sus motivos
y grita el silencio en compasión
a un amor que habla entre colmillos;
pero rompe el frío aquel silencio
y sus manos de cristal se hacen de hueso,
de la carne más impresionante, más transparente,
cuando una Diosa se desviste de sus rotas calles…

Porque la chica desnuda de la calle Rotterdam
es también la chica al frente  del piano que jamás
olvidaré, ni olvidarán las azucenas que una vez
deshilaron la magia de sus notas al nacer
en mi mansión de historias de un somier…

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 10 de abril de 2,017

Deseo

Como el cormorán
a su vuelo cerca del agua,
como una canción que nunca acabará;
como el beso silente que nos damos,
como tu cuerpo en mis ojos al pensar,
así te deseo porque eres abrazo
con tus labios hechos de la piel de mi ciudad.

Y así te imagino desnuda, toda para mí,
y te dibujo en mi cama siempre antes de dormir.

Porque quiero que mi vuelo exista cerca de tu mar,
que tu excitación sólo empañe las ventanas de mi andar
y que mi cuerpo completo sea el mejor refugio de tu sal;
que llenemos los cuartos de hotel de un aroma a despertar
y ojalá que un eclipse de luna no quiera borrar
nuestras noches que danzan a la cadencia de enredar.

Y así te imagino desnuda, toda para mí,
y te dibujo en mi cama siempre antes de existir…

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 23 de marzo 2,017

Universo Claroscuro

Es un encanto verte caminar
desnuda al frente de la ventana,
en la que las cortinas dividen al mundo
de nosotros y a la mañana de tu cuerpo desnudo;
el que reservo como mío al centro de estos muros.

Es un encanto verte resbalar
como una pluma al viento
sobre el colchón de nuestro amar;
ser la cadencia del baile que inventas
y el mayor de tus jadeos al sujetarme de tu mar;
así como sujeta el naufrago a su última esperanza.

Y besarte la piel con tanta honestidad,
llenar mis labios de tus pliegues de sal
o morir en el más secreto de los ruegos;
abrazarte como si abrazara mi propia piel
y rendir mi alma enamorada a tus pies
o gritar en el más ardiente de todos los duelos…

Es un encanto verte descansar
desnuda al frente de mi marea,
en la que el oleaje divide al mundo
de nosotros y a la mañana de tu cuerpo desnudo;
el que reservo como mío al centro de este universo claroscuro…

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 12 de marzo de 2,017

La Chica Desnuda de la Calle Rotterdam

La chica desnuda de la calle Rotterdam,
es también la chica al frente del piano que jamás
olvidaré, ni olvidarán las azucenas que una vez
deshilaron la magia de sus notas al nacer.

La chica desnuda de la calle Rotterdam
cuida sus manos de las caricias del nopal,
llueve preciosa sobre el lienzo de ciudad
que ahora me abarca con tranquilidad
y esboza hermosa el cante de un quizás.

Si te dijera cuánto sueño
con la chica desnuda de la calle Rotterdam,
olvidaría por un instante su figura,
anidaría todo el entrevero del comienzo
de aquellos días en los que la empecé a adorar.

Puede ser que los días me lleven a ella,
o que el momento se acerque como prueba
que habrá que superar para poderla conquistar;
puede ser que los manantiales de hojalata
nos aparten de la tarde en que quisimos cruzar nuestras miradas
y que en su piano una nota nos acaricie el alma.

La chica desnuda de la calle Rotterdam
viste su piel con las fragancias más cercanas
al mismísimo sabor de la divinidad, de la verdad;
se angustia si mis manos no se acercan
sin previo aviso a las mañanas que jamás olvidará.

Pero rompe el frío aquel silencio
y sus manos de cristal se hacen de hueso,
de la carne más impresionante, a destiempo,
cuando una Diosa se desviste de su humano cuerpo;
la chica desnuda de la calle Rotterdam
es también la chica al frente de los labios que jamás
olvidaré, que jamás quise enjuiciar, entre los pliegues de mi beso roto,
mientras iba aprendiendo de su saliva a amar, a besar de todo…

La chica desnuda de la calle Rotterdam
grita con sensualidad las palabras de los mares,
me abraza con la misma prudencia de las cuerdas
que aún atan a nuestros secretos mil lunares…

Pero rompe el frío aquel silencio
y sus manos de cristal se hacen de hueso,
de la carne más impresionante, más transparente,
cuando una Diosa se desviste de sus antiguas calles;
la chica desnuda de la calle Rotterdam
es también la chica al frente de los pechos que jamás
olvidaré, ni olvidarán las hebras de mi mansión en llamas…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 18 de febrero de 2,017



Visita mi nuevo canal de youtube y suscríbete, muy pronto comenzaré a subir nuevo contenido. Necesitamos llegar a 100 suscriptores para poder habilitar el nombre Messieral
como enlace al canal, ¡Nos haces falta tú!

Beso Afín

Te vi salvar mi mundo desnuda
sin ensuciarte ni un poco la piel,
te vi sonreír y jurar en vano que alguna vez
te irías para olvidarte de todo el dolor,
que pudiera causarte amarme sin detener,
todo fuego y arte de nuestro querer.

No hubo calamidad para sacar
de mi piel la colección de caricias
que me empeñaba en no olvidar,
no hubo drama en los besos,
ni historias silentes a rebobinar,
ni reconstrucción de los hechos,
ni palabras de arrepentimiento.

Pero es que tu palabra me sumergía
en un cuento eterno color celestial,
en los corolarios del infinito han olvidado mencionar
que cada paso de tus pies descalzos hace verbo
y quebranta toda lágrima de sufrimiento de la humanidad.

Porque verte andar era flotar en el aura
de un beso dorado nacido del nido del oro,
pasión a borbotones regalaba tu espalda,
será que estos días hermosos los hace tu voz,
será que esas tardes perfectas las hizo tu amor.

Yo quiero mudarme a vivir muy cerca de ti,
para verte caminar desde mi portal como lo hacía de niño,
así como me empecé a enamorar, así como no tuvo fin;
Para invitarte a salir, besarte bajo aquel arce que no olvido,
así como te empecé a enamorar, como aquel primer beso, a nuestros labios, afín.

©MESSIERAL | Poesía
Ciudad de Guatemala 14/07/2016


CONTACTO
messieral.com
E-mail: luiseduardo.messieral@gmail.com
Facebook | Twitter | 
Instagram | Tumblr | Youtube


Lunas de Papel

Me ha conmovido, como nada, verte así,
desnuda y sin prejuicios sobre mi cama,
sin bandera entonando un himno emocionada
y tu nombre bonito que nunca me aprendí.

Dicen que hay fuegos que existen
más allá del entendimiento humano,
dicen que hay llamas que llegan
para quedarse a calentarlo
y que hay secretos también
por encima de las sábanas.

Pero en ti siempre hubo algo más,
el cobijo en tu piel es de respetar,
no conocí una ciudad más bella
que la que traes fija en tus alas
y justo en tus aceras es donde quiero
quedarme a respirar tu oxígeno de invierno.

Lunas de papel añadiste al cielo de tu cuerpo,
eucalipto a la voz de la lluvia y tantos versos,
ese viaje entre cometas fue de lo más sincero,
no he dudado un segundo de tu buen recuerdo
y me sigo quitando la ropa si pasa otro momento
en el que insisto en pensar que volviste a la ciudad,
por una casualidad de acuarela al despertar.

Me ha conmovido tanto recordarte así,
desnuda de piel y motivos sobre mi pecho,
con estrellas decorándote la espalda
y aquel viento de tarde que nadie más escuchaba.

Lunas de papel añadiste a mi fuego,
los días transcurren bellos en Saturno
y yo te sigo queriendo…

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 20/06/2016

El Cuerpo de Cada Uno de los Delitos del Mío

Tu pánico escénico y mis ganas de ti,
en pormenores de una ocasión hermosa,
tu exceso en los celos y mi formula sutil
para no hacer tan larga la historia,
sentir tus labios en los míos ha sido un placer,
beber de la miel de tu cuerpo un eclipse de sed
y tu amor en mis manos lo que yo siempre quise ser.

En una galería de arte, de exposición personal,
conjugo tus pies y tus piernas, tus manos pequeñas,
tu vientre y tu abdomen, tu sexo y sus fiestas,
para contemplar con discreta adoración lo que más
he amado en la vida, lo que más me ha gustado besar.

En el lienzo que pinto, eres un caligrama que no pide permiso,
unos versos mejores que otros y entre tantos errores perfecta,
porque soy tan feliz cuando vienes a verme el corazón en silencio,
cuando auroras inmensas advierten tu paso al llegar a mi vera
y es tan dulce tu sonrisa que canta semillas a besos secretos.

En mi hoja en blanco eres el poema que mejor recito,
el cuerpo de cada uno de los delitos del mío,
las ganas saturando las mías para dar pie a la matanza
de todo pasado en el que vivimos tan lejos y solos,
de cuerpos ajenos y amores incompletos ha de rebosar el rústico infierno…

Tu pánico escénico, desnuda enfrente de mí,
el dragón que con tanta ternura supe domesticar,
dos libras de nueces, cuatro centros de un nueve,
ocho siglas bonitas para decirte que te quiero amar…

En una galería de arte, de exposición personal,
conjugo tu piel y tus lágrimas, tus pechos de rosas,
tu cielo y tus muslos, tu cama en nuevas mañanas,
para contemplar con discreta adoración lo que más
he amado en la vida, lo que más me ha gustado soñar.

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 05/06/2016

Te he Aprendido de Memoria

Te he aprendido de memoria,
tu piel es como la mía y viceversa,
te he aprendido de memoria y sé
cómo excitar tu corazón con un roce,
un secreto, un beso, un porqué.

Te he aprendido de memoria
y te hago el amor en un braile infinito,
sé la dirección exacta de cada lunar en tu cuerpo,
la manera en la que encaja cada parte de ti
tendida, silente, verticalmente sobre la cama…

Me sé de memoria tus nudillos y tus formas de gemir,
el aroma inmediato de tu aliento enamorado,
el pulso de tu sangre corriendo por tu interior
y el canto de tu sexo palpitante al unir.

Te he aprendido de memoria y no te sé olvidar,
cada avenida de tu piel transitaré hasta el final
y seré el Amo y Señor de tus muslos de guapa,
de tus pies que navegan sabanas, de tu risa y sonrisa,
de tu fiel hábito de conquistarme con tus ganas.

Desnuda te sé de memoria, incluso con las luces apagadas
y cada cambio de estación en tu cuerpo a mansalva…

Desnuda te conozco, como conoce
una hoguera a cada una de sus ascuas…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 31/05/2016