Cada una de las Cosas que Recuerdo

Sabías que iba a dolerme
cada uno de tus besos
en el momento que decidieras detenerte;
sabías que iba a angustiarme
sin importar el paso de los años
si no sabía de ti y de tu suerte.

Sabías que en mi corazón
se grabó a fuego tu nombre,
ese nombre de hermoso color
que mi alma todavía muerde;
sabías que en mi creación
se grabó el amor que teje
sus hilos resistentes a mi colchón,
en el que tanto se te extraña y tan poco se duerme…

Sinceramente diré que duele
cada una de las cosas que recuerdo,
desde tu aroma hasta hasta tus vértices,
desde tu sexo hasta el último de los viernes…

Estuve tan cerca de tu luz
y eras la temperatura del sol,
acabé por quemarme en tu sur,
como arde el rocío en su flor;
estuve tan cerca de tu voz
y eras el decibelio del amor,
acabé por desearte con ardor,
como desea el sexo a su temblor.

Sinceramente diré que duele
cada una de las cosas que amo de ti,
desde tus labios hasta tu piel,
desde tus eriales hasta tu forma de existir…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 6 de febrero de 2,017

Anuncios

Eriales

Era de día y entendí
que no era un sueño sonreír;
de ellos fui aprendiendo
a ser feliz para nunca dejar de estar atento;
porque la magia parecía parte de ellos.

Estoy naciendo otra vez, a mi edad,
sujetando con todas mis fuerzas los colores
que me deja el rastro de tu avenida principal,
no recuerdo cuantos dones guardan las postales
o el silencio que siempre has pronunciado al respirar.

Han brotado dos nuevas líneas en la palma de mi mano
que parecen heridas que otra vez vas dibujando,
no sé hasta que sitio me conduzca esta historia del destino
o el secreto que en mi piel tan sólo tú has comprendido;
y toda magia aún sigue pareciendo parte de ellos…

En mi espacio tu fase lunar,
en tu gracia mi sinceridad,
todo un conjunto de emociones
apareciendo, sin cesar, en nuestras radio estaciones;
y no te hablo de necesitar de ti las mismas ilusiones inconstantes;
es sólo que la magia sigue pareciendo parte de tus pálidos eriales …

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 15 de enero 2,017

Fuego Primordial

Es sobrenatural, el efecto de tu abrazo en mi cuerpo,
estrellas fugaces candentes bajo nuestros pies, me dejo el miedo,
no existe más miedo, mis latidos perjuran que eres mi destino,
un porvenir de amaneceres tangibles en tus manos
y majestuosidades en tus ojos claros…

Ya no escucho las voces de precaución, no pongo más cuidados
y me voy perdiendo en las constelaciones de tus besos mansos,
ya no veo el alto al cruzar las calles o avenidas de tus promesas,
me entrego decantado por la belleza de tu voz a tus órbitas astrales.

Es sobrenatural el beso de tus labios enredando mis eriales,
haces prósperos incluso mis defectos y se van diluyendo en amarres.

Lo que siento por ti es como un jaguar venerado
por la misma luz del universo, un tesoro escarlata,
la sana pleitesía consciente a la libre inmortalidad,
seda lloviendo sobre el cuerpo desnudo del fuego primordial…

Es sobrenatural, el rocío imitando una gota de cristal,
el conflicto inmaterial de dudar de quién se ama más,
la cantidad suficiente de vino, si es que la hay…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
San Miguel, El Salvador 19/11/2015

Muchas gracias por sus ojos,
también les invito a leer estos otros poemas:
Un Mismo Sonido
Juntos Navegar
Hacerte el Amor