Muchacha del Enigma Azul Invocación (Mujer Alfa)

Sabes que aún te pienso,
que al hacerlo siempre sonrío
y tanto lo sabes que siempre vuelves
con la palabra exacta para convencer,
con el latido intacto de cualquier hecatombe;
del dulce cinismo hermoso de tu nombre.

Y te creo cuando vuelves y me dices:
«Muchacho del enigma azul cartón,
si yo pudiera te daría mi vida y mi corazón,
no una parte, sino el absoluto de esta gran pasión;
si no fuera porque, si no fuera porque, porque
los colores que van en mi muñeca son tan cuasiformes»

Y vuelta a empezar, otra vez te irás, vendrás,
no podrás quedarte y jugaremos al vicio de las frambuesas,
como juega el sabor de tus labios en lunas de siesta,
que aún me habitan, que aún me intrigan y besan.

Mujer alfa, entre todas, alabanza solitaria,
un nuevo verso es implorar al desconcierto
porque vuelvas a envenenarme con tu savia
para morir en paz y así calmar todo este miedo;
que sepas que mientras respire aquí te espero:

«Muchacha del enigma azul invocación,
si yo pudiera te daría mi vida y mi corazón,
si estuvieras, si de una vez por todas comprendieras
que se trata de almas y seres sintiendo amor y no de sucias etiquetas;
que en realidad, todo lo que siento por ti es algo que ya no cabe dentro de estas comillas…»

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 31 de diciembre de 2,016

Anuncios

Mundo de Etiquetas

A veces me pregunto si no es que la gente que vive quejándose de que existan, en esta sociedad, etiquetas, es la responsable de que se piense demasiado en ellas.

A la gente que etiqueta, que juzga, humilla, discrimina y odia no le harán cambiar de parecer mostrando su indignación sin ser parte de un ejemplo tangible.

Y si sencillamente no hacemos caso y nos limitamos a vivir nosotros mismos sin etiquetas, no estaría eso mejor que llenar las redes sociales de imágenes y comentarios que dan más voz a dichas etiquetas.

¿Quizás?

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 04/06/2016