Caída Libre en Gotas de Lluvia

Como gotas de lluvia deslizándose
en hojas de árboles altos,
caída libre al infinito terrenal,
penetrando la tierra y sus misterios,
llevando aroma de calma a la humanidad
que ya se arropa el alma y la piel,
abrazados al candor de quien se fue.

Evoca la memoria de lo que fue,
pasadizo secreto a un mundo perfecto,
quise quedarme a vivir para siempre allí
pero todo, hoy, es parte tan sólo
del anhelo, de volver a esos conciertos
de aves azules cada mañana de enero.

Hay un niño sonriente en mi interior,
sus ganas de ser cantante y su balón de fútbol,
el diciembre que le atormentaba desde los cinco,
un iracundo deseo de escapar y correr, y volar,
una lágrima inocente que también se desprende
y cae al infinito de la piel de sus mejillas,
donde convergen sonrisa y herida, con sutileza
también un primer beso y un golpe a la encía.

Quiéreme como me quisiste ayer, me dice,
vuelve la vista a lo sencillo, vuelve a ver,
no escapes más de los silencios que provocan
que un mundo dolente se vuelva sublime y algo más.

Como gotas de lluvia explosionando
contra el metal de los autos de ciudad,
caída libre al infinito material,
penetrando la guerra y sus misterios,
llevando aroma de calma a la humanidad
que ya se arropa el alma y la piel,
abrazados al candor de quien se fue.

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 02/05/2016

Para más contenido les invito a visitar mis secciones:
PoesíaHistorias en AscuasMúsicaCitas

Anuncios

Deberías Quedarte

Por el bien de la humanidad,
por la paz mundial y el mundo,
por una mejor suerte comunal
y un mejor hábito de cupo,
deberías quedarte y no rendirte,
deberías elegir enamorarte
y no marcharte, a la larga, se siente
mucho mejor estando enamorado que en soledad,
deberías quedarte por el bien de la humanidad…

No digas, ni de broma, que no necesitas suavidad,
que el amor no existe, que de ti no habrá más calor,
no digas que no necesitas besos o caricias,
no abandones lo que construiste sin temor.

Por el bien de la verdad escrita con tinta indeleble
y la paz de los pueblos que nadie escucha clamar,
por la risa de los niños y sus hojas siempre verdes,
por la palabra hecha calma para los demás,
deberías quedarte y no marcharte todavía,
quizás sea el siguiente paso el que te devuelva la ilusión,
quizás un motivo precioso se oculta detrás de tu mala neura,
quizás sólo un beso y un instante en paz te proyecten algo mejor…

Por el respeto del humano imperfecto, por tu dosis de felicidad,
por la igualdad entre los corazones que se aman y por la sanidad,
deberías quedarte y no aislarte, no del todo, en un ricón vacío,
deberías quedarte y volver atrás tus pasos hasta ese primero
en el que no te acompañó, más, la esperanza, suena a perecedero,
pero puede salvarnos de la catástrofe universal que supondría
que tú nos faltes, que tú te alejes, que tú te rindas y desistas…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 18/04/2016

El Sonido Ártico de Moscú

Moscú, te juro,
no tiene el mismo sonido ártico
desde que te fuiste, no hay enigma,
tu llanto en la plaza de tu nueva ciudad,
es sólo un pretexto para no helarte al punto
de caer en mil pedazos deshecha de golpe…

Tú sabes los moldes que allí dejaste
y el porvenir rebosante de emblemas,
tú sabes los rotos que le has hecho a mi duda,
el manto de desgracia con que has cubierto mis ojos
y lo peor de todo es que te da igual, y vas paso a paso
deshojando la añadidura que la creación postergó en tu sangre,
no hay alma en este contraste, no estamos, ya no somos
y no fue el frío, ni las perfectas noches, fue tu voz…

Yo volví a mi continente, protegido por un contingente de lágrimas
que me aleja de toda humanidad, esta carta es para tu frío, para tu hielo,
para tu tacto que todo vuelve oro blanco, para tu tacto sin valor de enredo.

Lo único que me satisface es recordar aquel rinconcito de Moscú
en el que te hice el amor, tan apasionadamente, como una hoja
que vuelve del suelo a su rama,
tan fervientemente como un muerto
que vuelve del sueño eterno, a su cama…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 11/04/2016

Muchas gracias por tus ojos y por estar,
para leer más de mis poemas visita mi sección: Poesía

Si te gustó esta entrada, compártela en tus redes sociales
y sígueme en las mías:

Facebook
Twitter
Instagram