No podrías entender mis miedos, porque en realidad sólo le tengo miedo a, un día, ya  no ser capaz de tener más miedo; pero puedes quedarte si tú quieres, el tiempo que haga falta, para que entiendas que a veces es mejor tenerlo…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 14 de octubre de 2,018

New-Web-Messieral
Descubre el Nuevo Sitio Web de Messieral: messieralstudio.com
Anuncios

Ahora sé del Miedo

Estoy cansado
y quizás otras veces
lo he estado aún más;
quizás me antecede
un destino fatal
o un triste despertar;
como quisiera
poder volver a verte,
preguntarte qué hacías
para ser tan fuerte
y aún siendo frágil
no ceder un suspiro antes de tu muerte.

Porque en mí la nostalgia
se ha quedado a vivir,
te diría que es necesaria
para aprender a resistir
pero no tengo motivos suficientes
para volverte a mentir.

Es triste el paso que doy lejos de ti,
es triste el verso que escribo para mí
y entre otras muchas cosas, te extraño,
y entre otras muchas cosas, ahora sé del miedo…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 25 de marzo de 2,018

Tú No Puedes Gustarme

Tú no puedes gustarme
porque crees que no puedes;
que es prohibido, que a las siete
es muy tarde para volver a besarte.

Tú no puedes gustarme
porque crees que no puedes;
que en silencio es como debe
un alma enamorada gritar siempre.

Y no puedes gustarme
porque las ideas pueden
hacerte vulnerable
ante la adversidad inclemente;
cuando gritan tus labios que al besarme
conquistaron el mundo que siempre les prometes.

Tú no puedes gustarme
porque tienes miedo de amarme,
de perder todas las verdades
con las que siempre deleitaste
los oídos sordos de tus amistades.

Tú no puedes gustarme
porque si llegara a amarte
te haría tan feliz en medio de tu desastre;
tú no puedes gustarme
porque aquella noche, tarde,
fue mi piel junto a tu piel todo lo que deseaste…

Tú no puedes gustarme pero ya me encantas
y el día que te decidas nos iremos juntos a casa…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 4 de septiembre de 2,017

Amarte y Amar lo que te Odia

Me gusta el silencio y no escucharte,
adivinar lo que dices cuando ya es muy tarde;
me gusta pensar en las lágrimas que te atormentan,
en tu cuerpo recorrido por las lunas que te llaman.

Me gusta el vacío y no encontrarte
en el espacio perdido de mi nombre;
me gusta escuchar el llanto que a ti te abarca
y reírme a escondidas de nuestras palabras.

Me gusta amarte y amar lo que te odia,
me gusta no hacerte el amor en madrugada;
me gusta el horror que despeina tu mirada
y la estrella sin luz que te ilumina la espalda.

Me gusta no ser tuyo y arroparte,
jugar a las escondidas con tus guantes;
me gusta ser tu dueño y abandonarte,
cantar a la mañana tus desastres;
pues ya desnuda tiendes a no recordar
los minutos exquisitos que te suelen amenazar…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 21 de agosto de 2,017