Mi más Grande Temor, Mi más Grande Talento

Siempre llevando a cuestas
el miedo a ser vulnerable,
una edad de cuatro años en el corazón,
un dolor que no soy yo;
pero se hizo tan difícil
durante tantos años
aceptar el potencial de mi sensibilidad
como mi arma más poderosa,
como mi más enorme capacidad.

Y fui por tanto tiempo evadiendo,
con una coraza que yo mismo inventé,
la fragilidad en mi alma con agresivos modos,
con excesiva velocidad y proteccionismos tontos;
conquistando a casi cualquier chica a mi paso,
siendo pretencioso y sincero, aunque no por completo,
porque nunca dejé ver que en el fondo mi más grande temor
siempre fue ser sensible y vulnerable como necesito;
y que es mi más grande secreto para alcanzar tantas vidas
con lo que más disfruto hacer que es poesía.

Mi más grande temor,
el que me causé yo mismo,
sin saberlo, a penas siendo un niño
siempre fue mi más grande talento.

Todo lo que conseguí
y todo lo que he vivido,
todo lo que me hace libre al fin
siempre fue parte de mí.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 9 de noviembre de 2,018

Anuncios

Saldrán, tarde o temprano, los dolores y miedos que nos angustiaron de pequeños a hacernos frente de mayores… Y es sólo decisión nuestra si enfrentarlos o dejar que nos controlen.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 8 de agosto de 2,018

 

No se Juega con El Corazón de un Poeta

Tenía planes extraordinarios,
para lo ordinario ya habían demasiados,
quería alcanzar las estrellas con mis manos
y sentí que era posible, cuestión de silencio y tiempo.

Me enamoré tanto de ti, te juro por el universo que sí,
y pensé en conquistarte, en enamorarte tanto así
que un día por fin me dijeras: No puedo vivir sin ti.

No fui como el resto asegurando que darían todo por quien aman,
lo sabes muy bien, no te lo aseguré pero todo te lo di,
no se juega con el corazón de un poeta, no has entendido nada,
hubo veces en las que te mentía pero era solamente para decirte
que sólo a tu lado ser feliz podía.

Y eso para hacerte bien.

Vi como se iluminaron tus labios y la borrachera de tus ojos,
vi intacta nuestra tercera primera vez, cuando al fin pudo ser,
de ninguna forma imaginé que aquello era un cuadro de presagios,
que los miedos eran más que el mismo amor, mucho más que los años.

Vi mis lágrimas transformarse en rabia, mentira es mentira,
engaño es engaño y un alma herido son tantos más heridos.

El holocausto yo lo viví en el cautiverio de tu amor, en tu invención,
tú me perdiste a mí, yo perdí el camino y por completo el corazón.

Y eso por hacerme mal.

Puse mi fe en ti como en la idea de que Jesús no murió en la cruz,
puse todo mi esfuerzo en hacerte feliz, en perdonar lo imperdonable,
en perder tantas oportunidades, una vida mejor e insuperable,
pero como todo egoísmo, no se alegra de fortuna ajena, me tuviste
a tus pies y a tu sexo sólo para saciar en parte lo que tanto temes.

Y hoy en la soledad, recostado en el regazo de la nada,
me arrepiento con toda sinceridad de todo este tiempo,
del encuentro, de esperar a que desenredaras tus miedos
para atármelos tan fuertemente al cuello,
de hacerte el amor a tu maldito ritmo, tan despacio, como despacio
pudo el tiempo ver cumplida de tus promesas un trocito…

Ojala pudiera revertir los daños, ojala te los hubieran hecho a ti,
ojala fueras la esposa de un idiota como los que preferías
y este escritor que hoy late a la deriva, no hubiese posando su amor,
su entrega y devoción en ti, ojala que el fuego me salve de tu voz.

Porque no alcanzo a entender el sentido de esta historia,
ni de esta absurda canción su veneno en sonido
y ahora estoy solo aquí extrañando al amor
tanto como a mí mismo, como a mí mismo…

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 14/06/2016